La selección holandesa no podía comenzar sus andaduras en el mundial con un resultado más favorable, y es que Holanda ha derrumbado a una pobre Dinamarca, que a fin de cuentas tampoco opuso mucha resistencia.

El partido llegó al mejor punto cuando un gol en propia puerta por parte de Dinamarca elevó la moral de los holandeses hasta las nubes. ¿El resultado? Más actividad, pero no la suficiente para poder continuar y encajar más goles de una forma contundente.

Afortunadamente para los de naranja, en el segundo tiempo cayó el segundo gol de Holanda, por parte del rubio Kuyt. ¿El resultado? Una sentencia total por 2 a 0.

También te puede interesar:   La columna vertebral del Real Madrid