Hoy es el aniversario del nacimiento de Dashiell Hammett, uno de los escritores de novela negra más populares. Aunque tal vez el nombre no te suene, si te hablo de su obra cumbre, El halcón maltés, ya te vaya siendo más familiar. Aunque sólo sea por la película que protagonizó Humphrey Bogart encarnando al detective Sam Spade. Y es que esta obra es uno de los libros de cabecera de los amantes del género.

Y es que su manera de narrar las historias dieron lugar a un estilo seco, directo y oscuro que rápidamente se hizo muy popular en su época. Hammett, además, tenía un punto a favor: conocía de primera mano el trabajo de los detectives y sabía cuales eran los métodos que se seguían para resolver los casos. Todo ello, contado con su particular estilo, dio lugar a grandes historias como esta que te hemos citado.

La importancia de este escritor, además, radica en que fue el que popularizó el género al llevar al cine el hard boiled, un nuevo subgénero emergente en las novelas policíacas. En este tipo de novela negra, el protagonista no es el detective clásico y correcto al estilo Sherlock Holmes, que sólo necesita de su intuición e investigación para resolver los casos. Ahora surge un nuevo detective, más rudo, que recurre a métodos poco ortodoxos para lograr su cometido, aunque siempre tiene un código de honor que no traspasa.

Y aunque fue Carroll John Daly el precursor del género, Dashiell Hammet fue todo un pionero en este ámbito y fue quien realmente lo popularizó.Con  Cosecha roja se introdujo en este estilo de lleno, pero fue El halcón maltés el que le dio la fama mundial. Sobre todo, con la adaptación cinematográfica que protagonizó Bogart. De hecho, este personaje, Sam Spade, fue inspiración para que Raymond Chandler diese su toque personal a este subgénero creando al detective Philip Marlowe, curiosamente también interpretado por Bogart en El sueño eterno.

 

También te puede interesar:   Las peores películas del 2010, personal y transferible