La empresa automotriz Ferrari, se destaca por la fabricación y el diseño de modelos únicos, en series reducidas de unidades. Por ello se habla de una empresa exclusiva y con distinción insuperable por ninguna contemporánea.

La empresa surgió como por arte de magia, ya que Enzo Ferrari, creador de la marca, fue contratado a fines de la década de 1920 por la firma Alfa Romeo, para modificar sus vehículos.

Si bien la vinculación de Ferrari a la empresa Alfa Romeo duró hasta una década luego, las discrepancias con ésta llevaron al mismo Enzo Ferrari a desear independizarse.

Surge así uno de los imperios de automotor con mayor etiqueta de lujo y distinción que jamás se haya pensado dentro de la industria del automotor de aquellas épocas. El gris de las guerras, se matizaba con el nacimiento de una verdadera firma pionera en cuanto a vanguardia y utilidad. Ferrari salía lentamente a las pistas del mundo.

Los vehículos Ferrari son verdaderas piezas de colección, que combinan la elegancia del diseño, con la potencia insuperable de sus motores deportivos.

Quien se pueda dar el lujo de poseer uno de estos vehículos, será considerado un verdadero ganador en todo ámbito de la vida, un magnate económico y un buen degustador del diario existir.

Ferrari combina diseño de avanzada, estética y tecnologías de punta, obteniendo como resultado una verdadera reliquia. Seguramente quien sea poseedor de uno de ellos, afirmará que jamás obtendrá producto alguno, que le otorgue igual placer y confort.

Fuente: Ferrari

También te puede interesar:   Gucci abre su primer outlet en España