No es fácil escoger el seguro del coche. En el mercado nos podemos encontrar una amplia gama de ofertas con diferentes opciones que hacen complicado que los usuarios tengan claras cuales son las prioridades. Debido a esto, es habitual pasar por alto ciertas cosas que siempre deberíamos tener en cuenta a la hora de contratar el seguro de coche. Debido a esto, hoy queremos hacer un repaso por los errores más comunes que se suelen dar, con la idea de que vosotros no caigáis en ellos.

Mirar únicamente el precio

Como suele ser habitual, en lo primero que nos solemos fijar a la hora de contratar el seguro, es en su precio, aunque esto no debería ser así. En muchos casos, los seguros que tienen un precio reducido, también pueden ofrecer una cobertura menor. Por ello es muy importante conocer las garantías incluidas en la póliza.

Por otro lado, tampoco es bueno incluir todas las coberturas que nos ofrezcan, ya que esto aumentaría su precio. Lo suyo es realizar un análisis de todas esas coberturas ofrecidas y ver realmente las que nos pueden llegar a interesar. Una vez que tengamos esto claro, sería comparar precios de diferentes seguros que las incluyeran.

No incluir el equipamiento extra

Hoy en día, es muy habitual que los coches lleven algunos elementos opcionales, son los conocidos como equipamiento extra, y que deberíamos tener en cuenta a la hora de contratar el seguro. En algunos casos, por desconocimiento o por intentar rebajar el precio del seguro, no declaramos todos estos extras, como son el techo solar, llantas, navegador…

También te puede interesar:   Mercedes pasará a llamarse Mercedes AMG en 2012

A la hora de contratar el seguro, la mayoría de las aseguradores tiene algún tipo de cláusula por la que hay que declarar todo el equipamiento que no venga de serie, indicando su valor real o lo más aproximado posible. Esto es algo a tener muy presente, ya que en caso de sufrir algún tipo de robo o accidente, las empresas aseguradoras no se harán responsables de esos elementos si antes no han sido declarados en el momento de la contratación del seguro.

No incluir todos los conductores

Cuando en una familia hay únicamente un vehículo, este suele ser conducido por más de una persona de esa unidad familiar. En muchas ocasiones, se comete el error de no informar a las aseguradoras de todos los conductores con la finalidad de evitar un aumento del precio final. Omitir esta información puede suponer un importante problema en caso de que ocurra algún tipo de accidente.

En el caso de accidente, si el conductor del vehículo no está metido en el seguro, la compañía puede negarse a hacerse cargo del siniestro. Para evitar estas situaciones, es muy importante indicar todos los conductores que puedan utilizar el vehículo.

¿A terceros o a todo riesgo?

Son muchas las personas que quieren mantener su vehículo lo más protegido posible. En estos casos, el conocido como todo riesgo es la mejor opción, aunque no siempre es la elección adecuada. Los coches, con el paso de los años, van perdiendo valor, por lo que en el caso de sufrir algún tipo de accidente, la indemnización de las aseguradoras se reduce considerablemente. En el caso de sufrir un siniestro total, lo más habitual es que se el valor venal del vehículo, que es el valor del coche en ese momento. Como recomendación, a partir del quinto año, sería bueno contemplar otras opciones como un seguro a terceros ampliado con cobertura de robo, lunas e incendios.

También te puede interesar:   Alfa Romeo Spider, una línea importante

¿Cuántas de estas cosas habéis tenido en cuenta a la hora de contratar vuestro seguro del coche? ¿Qué otros errores añadirías a este listado? Animaros y compartir con todos nosotros vuestros comentarios. ¡Os estamos esperando!