‘El Último Exorcismo’, el circo de los horrores

‘El Último Exorcismo’, el circo de los horrores 9

Al fin una película de terror recupera el espíritu crítico y devastador antaño definitorio del género. Daniel Stamm erige El Último Exorcismo sobre dos pilares esenciales: uno es un viaje tortuoso al corazón de la América profunda y, el otro, una estructura de falso documental que pone a la vista las costuras del circo de la religión a través de las vivencias de un pastor sin fe que ha hecho del fraude un espectáculo y un oficio.

El enfoque realista y la introducción del elemento sobrenatural de la posesión hacen que esta película no se convierta en un retrato bizarro del lado oscuro de América, el de los pueblerinos caníbales de Ed Gein y La Matanza de Texas, si no que la descripción del entorno emana de unos hechos aparentemente inexplicables que ponen en crisis el choque ideológico entre el escepticismo racional (grupo al que precisamente pertenece el predicador) y la necesidad de creer en algo a toda costa.

‘El Último Exorcismo’, el circo de los horrores 10

Jamás queda claro si la posesión demoníaca es real o no, ya que lo que el filme va sembrando son sugerencias, detalles y, sobretodo, dudas al respecto, en un ejercicio arriesgado de trasladar la confrontación de creencias al público. La idea del horror de El Último Exorcismo es más bien sutil, enfocada en mostrar de lo que puede ser capaz la gente guiada por sus convicciones, muy contrapuestas cuando éstas provienen de la educación o del aislamiento y la pobreza. Por esto, el tema central de la película no se articula alrededor de una exhibición de contorsionismo y vómitos, si no alrededor de las actitudes de sus protagonistas que ven como sus principios se tambalean.

A pesar del estilo de la cámara en mano, El Último Exorcismo tiene muy poco de El Proyecto de la Bruja de Blair y mucho de Winter’s Bone, es un fresco del rincón más feísta y profano de la primera potencia del mundo, muchas veces fuente de horrores, que esta vez se nos presenta con un ataque presuntamente demoníaco que, curiosamente, lo único que pone de manifiesto es la maldad que hay dentro de las personas.

‘El Último Exorcismo’, el circo de los horrores 11

Ir arriba