El Real Madrid pierde en Turquía, pero se clasifica para las semifinales de la Champions League

El conjunto del Real Madrid llegaba al «infierno» turco con los deberes hechos del partido de ida, donde la ventaja de tres goles le daba tranquilidad para el partido de vuelta, aunque una excesiva relajación durante gran parte de la segunda mitad hizo que el miedo se apoderada de los aficionados merengues.

El partido fue más de fuerza que de buen juego, y el equipo turco apoyado por sus hinchas no pararon de apretar al equipo de Mourinho que vio como de nuevo abandonan Estambul sin haber logrado la victoria, y ya van unas cuantas veces.

cristiano ronaldo celebra un gol ante el galatasary

El partido se puso muy de cara en el minuto 7 de la primera parte tras batir Cristiano Ronaldo la meta de Muslera. Este gol daba aún más tranquilidad al conjunto español, ya que el Galatasaray necesitaba cinco goles para clasificarse.

Tras el gol, el partido siguió muy plácido para el Madrid, que tuvo oportunidades para batir de nuevo a su rival. El primer acercamiento del conjunto otomano no se llevó a cabo hasta el minuto 37 de la primera parte.

Tras el descanso, el Madrid salió relajado con la mente puesta ya en el sorteo del viernes, pero aún así, en el minuto 56 Cristiano Ronaldo falló lo imposible, y sólo un minuto después, una gran jugada del Galatasaray permitió a Eboué batir de fuerte disparo a Diego López.

Este gol dio alas al conjunto turco que se fue como loco a por la victoria. En el minuto 70 Sneijder lograba adelantar a su equipo y sólo dos minutos depués Drogba lograba de tacón el tercero. La cosa se complicaba ya que dos goles más de los turcos dejaban fuera de la competición al equipo español.

También te puede interesar:   ¿Totti volverá con la azurra?

Fue entonces cuando el Madrid volvió a aparecer para tomar el control del partido. En el minuto 90 Ronaldo volvía a anotar y certificar la clasificación para las semifinales.

El partido debe servir para darles un toque de atención para lo que se avecina.

Artículo anteriorJ. Edgar, el director del FBI por Eastwood
Artículo siguienteTáctica contra los Altos Elfos (parte II)