El Pánico en Warhammer (II)

Continuamos hoy con la sección dedicada a las reglas del juego. Estabamos hablando del «Pánico» como una de las reglas más importantes en la dinámica de Warhammer. La verdad es que en alguna ocasión he visto perder batallas de 1.500 puntos por esta regla… bueno, de acuerdo, las he perdido yo por esta regla… (malditos orcos y su liderazgo 7), pero eso ya será motivo de otro post más adelante 😉

Para favorecerte de esta regla lo mejor y más común es tratar de causar bajas al enemigo mediante la concentración de los disparos de la artillería en una unidad enemiga que no tenga demasiado liderazgo y que se encuentre fuera del radio de alcance del liderazgo del general. Así por ejemplo de este modo, si eres jugador Enano y concentras tu cañón y tus dos lanzavirotes frente a esa unidad de orcos zalvajes que estan en aquel flanco, en caso de que todas tus máquinas impacten y causes el suficiente número de bajas es muy probable que termines por hacer huir a la unidad antes de si quiera entrar en combate.

Monstruos que causan pánico

Cuando Sí tengo que realizar un chequeo de pánico

Si pierdes el 25% o más de las miniaturas que tenías al principio del turno

La causa de pánico más típica y directa. Lo más común es que se produzca por disparos enemigos, o por el lanzamiento de hechizos que causen bajas. No obstante existen más formas de causar este tipo de chequeo, como por ejemplo los chequeos por terreno peligroso.

Una unidad amiga es destruida

Otra causa típica del pánico. Si una unidad amiga resulta destruida en un radio de 6 UM, las unidades amigas que contemplen este panorama dantesco tendrán que efectuar un cheque de pánico ya que ¡No querran correr esta misma suerte!

Una unidad enemiga cercana huye y pasa al lado

Cuando una unidad amiga huye por cualquier motivo y pasa a menos de 6 UM de otra unidad amiga, ésta deberá efectuar una vez más un chequeo de pánico.

Ir arriba