Hoy os traemos un producto muy peculiar que salió hace varios años al mercado. No se trata de la Pepsi más cara del mundo, ni siquiera es una bebida de lujo, pero sí fue un producto sofisticado y original, que apostó muy fuerte por un cambio radical en el que concepto de las bebidas de cola: su transparencia. Sí, puede sonar raro, y a buen seguro que lo más jóvenes ni la conozcan, pero esta Crystal Pepsi nació en 1992 en Estados Unidos con el fin de revolucionar el mercado de las bebidas refrescantes.

Y es que los refrescos de cola están asociados a ese color oscuro que es ya todo un símbolo. Pero ese color se debe tan solo a los colorantes que lleva incluidos. Desde Pepsi, en su eterna guerra abierta con Coca-Cola, la histórica líder del mercado, buscaron dar una vuelta de tuerca a la bebida más popular del mundo eliminando los colorantes y mostrando la cola “pura y cristalina”. La idea convenció a los magnates de la multinacional Pepsi Co. y decidieron sacarla al mercado apoyada en una multimillonaria campaña publicitaria.

La bebida tuvo buena acogida en Estado Unidos y comenzó su desembarco en el resto del mundo incluyendo España. Incluso Coca-Cola temió por el éxito de su rival y sacó un producto similar a través de su filial Tab. Pero el globo se deshinchó en uno de los fiascos recientes más debatidos del mundo del marketing.

¿Por qué un producto tan aparentemente atractivo y novedoso acabó fracasando? Quizás se debió a que los consumidores no aceptan la novedad en según qué ámbitos. Y mientras la gente se pelea por hacer cola para adquirir cualquier novedad tecnológica, en el mundo de las bebidas nos gusta tomar algo reconocible, y familiar; algo que “siempre haya estado ahí”.

También te puede interesar:   El fabuloso yate

Solo algunos nostálgicos ya reivindican aquella bebida transparente con sabor a cola que duró un suspiro en los supermercados. Desde aquí nuestro homenaje a la Crystal Pepsi, demasiado revolucionaria para conquistar a los consumidores.