‘Biutiful’, animales hambrientos

'Biutiful', animales hambrientos 9

Biutiful es el drama por el drama, una película devastadora y sin fisuras que dejen entrar ningún rayo de luz ni el más mínimo aliento de aire fresco. A través del personaje de Uxbal (Javier Bardem), Iñárritu nos hunde hasta una profunda ciénaga barcelonesa inquietantemente reconocible para contar una historia de supervivencia indigna llena de animales hambrientos que no entienden de concesiones al prójimo cuando se trata de salvarse a uno mismo. Incluso el núcleo familiar está podrido en Biutiful, con la madre alcohólica y bipolar, una desgracia de hermano y un amor evidentemente dispar de un padre hacia sus dos hijos.

La sobrecarga de subtramas y las dos horas y pico de metraje no juegan precisamente a favor de esta película, ya que de asfixiante y conmovedora puede pasar a entenderse excesiva y tendenciosa. No obstante, la intención de Inárritu no es la de hacer saltar las lágrimas, si no la de incomodar con un relato en el que el positivismo no tiene espacio.

'Biutiful', animales hambrientos 10

Sólo el título es toda una declaración de intenciones, escribiendo “biutiful” en lugar de la forma correcta “beautiful” (“bello” o “bonito” en inglés). Un error consciente y sutil que insinua que incluso las treguas de felicidad de la película estarán evocadas a la podredumbre, que hasta en lo teóricamente bonito algo está mal.

Por esto, Biutiful se acerca más a un retrato impresionista que al drama crítico, ya que la existencia desgraciada de los personajes es engullida por el paisaje oscuro y desolador que convierte en meros fantasmas vacuos las figuras que componen la narración.

'Biutiful', animales hambrientos 11

Y en medio de todo está Javier Bardem, intenso e inconmensurable bordando un papel que trasciende la película con una interpretación que sienta cátedra, indiscutible independientemente de la acogida que la película pueda tener, aunque para quien firma esto, Biutiful se aleja de los efectismos y la superficialidad de Babel y nos devuelve al Inárritu de 21 gramos.

Ir arriba