A Carmelo le gusta el «15»

Penoso espectáculo

La semana en la NBA comenzó con un nuevo escándalo extradeportivo, esta vez fue una batalla campal entre jugadores. A pesar de que al final fue de menor intensidad de la que nos querían vender, este tipo de actos son una vergüenza y un desprestigio para la mejor liga de baloncesto del mundo. Se acaban de saber las sanciones impuestas a cada implicado, el mayor castigo ha sido para Carmelo Anthony. Quien ha sido sancionado el mismo número de partidos que el dorsal que porta: 15. Yo me pregunto:
¿Qué hubiera pasado si su dorsal hubiera sido pongamos… el 34?

La pelea al completo con música para aderezar aquí.

Los máximos dirigentes de la NBA se han puesto este fin de semana serios, imponiendo a mi modo de ver unas sanciones ejemplares a los jugadores implicados en la pelea «callejera» del sábado (parecía el Bronx y no el Madison). Además, han sido imparciales (por una vez), ya que la máxima sanción ha recaído nada más y nada menos que en el hasta ahora máximo anotador de la competición: Carmelo Anthony.

Ya eran sabidas las malas maneras del jugador tanto dentro como fuera de la cancha, dueñas de una prepotencia fuera de lo normal. Pero por ejemplo del que no se tenía indicios violentos ni conflictivos era del «enanito» de la liga: Nate Robinson. El excelente jugador de 1,70 m. que hace unos meses nos emocionaba al ganar el concurso de mates del año pasado (inmerecidamente). Además de saltar (y mucho) y de ser un extraordinario lanzador de tres puntos, demuestra que se defiende bastante bien como púgil, a pesar de su corta estatura.

Las sanciones han sido:
– Carmelo Anthony: lanzo el puño y escondo la mano, pero me pillan; 15 partidos.
– Nate Robinson: pequeñito pero matón; 10 partidos.
– J.R. Smith: el que sufrió la terrible falta personal;10 partidos.
– Mardy Collins: el que comenzó el lío con su brutal falta personal; 6 partidos.
– Jared Jeffries: el que corría como un despavorido tras Carmelo Anthony; 4 partidos.
– Jerome James: por culo inquieto (levantarse del banquillo); 1 partido.
– Nené Hilario: otro culo inquieto; 1 partido.

Además, ambos equipos deberán abonar al comisionado 500.000 dólares (y la gente muriéndose de hambre).

Por otra parte, ridícula me pareció y parece la declaración de Isiah Thomas, exponiendo que George Karl (técnico de Denver) incitó a la pelea al mantener su cinco titular en cancha a pesar de ir ganando por 20 puntos. ¡Qué gran jugador eras Isaiah! Pero te convertiste primero en un pésimo presidente y en un deleznable entrenador ahora. Te aconsejo que te preocupes de qué cinco jugadores debes sacar tú a cancha, y no el técnico rival; porque así le va a tus Knicks.

Si para que la NBA salga en los telediarios españoles, tienen que suceder trifulcas de este tipo, sálvenos quién pueda. Vaya publicidad está dando el señorito Stern al mundo de «su producto»…

Ir arriba