Cuando el verano llega a su fin, muchas personas empiezan con un molesto problema como es la caída del cabello. Se trata de algo habitual que responde a las características de esta estación. Durante esta estación, el cabello se encuentra más dañado debido a las consecuencias del verano, pero a la vez, el pelo está en fase de reposo y caída, llamada fase telógena, en la que se está preparando para una nueva fase de crecimiento de cabello nuevo o fase anágena.

En un principio, estas pérdidas no son importantes, pero sí que debemos estar atentos en aquellos casos en los que cambia la densidad de nuestro cabello. Para prevenir esta caída, Stop&Grow ofrece una serie de consejos para mejorar la densidad y la salud capilar.

Lavar el cabello asiduamente

Un cuero cabelludo limpio asimila mejor los tratamientos o soluciones que se utilicen para frenar la caída. Para ello, es interesante utilizar un champú que limpie profundamente el cabello aportando volumen.

Alimentación

Una buena dieta siempre es la mejor defensa ante cualquier situación. En otoño para combatir esta ‘muda’ debemos aumentar la cantidad de alimentos que contienen vitamina B12 como las carnes rojas o lácteos; biotina, que se encuentra en alimentos de origen vegetal y animal además de en las legumbres; ácido fólico, presente en verduras, frutos rojos y cítricos; o zinc, que está en los mariscos y pescados, carnes rojas magras, lentejas, quesos o en frutas como el plátano.

Evitar las planchas y secadores

El calor que desprende estos elementos inciden negativamente sobre la salud del cabello, llegando incluso a hacer que la caída sea más pronunciada. El pelo se seca y se vuelve más débil. Aprovecha los últimos días de buena temperatura para dejar que se seque por sí solo.

También te puede interesar:   Instalaciones para sobrevivir sin aire acondicionado al verano

Masajear el cuero cabelludo

En esta época en la que el cabello está más susceptible es conveniente cepillar el pelo suavemente para evitar que se caiga y realizar pequeños masajes en la zona para reactivar la circulación y despertar la actividad de los folículos.

Evita los recogidos tirantes

Siempre es recomendable llevar el cabello suelto o recogerlo de tal forma que no lo aprisionemos. La tirantez provoca que el pelo pueda quebrarse y caerse.

Llevando a cabo esta serie de recomendaciones y utilizando los productos adecuados, la caída estacional del cabello no tendrá que ser ningún problema.