-

44 años de sufrimiento y un triunfo merecido

Cuando comenzó esta Eurocopa muchos españoles (por no decir casi todos) pensaban los mismo: «para qué tanto si siempre caemos en cuartos», pero esta vez algo hacía pensar que iba a ser diferente. Un equipo nuevo, joven, con grandes figuras reconocidas en el fútbol internacional y con muchas ganas, la frase que repetía un jugador tras otro.

Practicando su característico juego de toque, fueron eliminando uno a uno a todos los rivales que se le ponían delante, ganándose poco a poco el respeto de toda Europa y del resto del mundo, que seguro estaba pendiente de esta competición. Y no han sido rivales cualquiera: Grecia, Campeona de la Eurocopa 2004; Italia, Campeona del Mundo 2006 y Alemania tricampeona de Eurocopa y tricampeona del Mundo.

Ha ganado con maestría, buen juego, toque, control, elegancia, calidad, contundencia… los calificativos quedan cortos para definir a este equipo que 44 años después ha vuelto a conseguir la proeza.

La selección española ha sido la única que no ha perdido ningún partido y sólo ha empatado uno (si consideramos empate el encuentro contra Italia) y ha firmado la mejor actuación en la Eurocopa 2008, pero la proeza es aún mayor. El grupo que entrena Luis Aragonés ha conseguido la mejor trayectoria de un equipo en la fase final de la competición.

Anoche se vengó la memoria de Arconada (presente a través de la camiseta que vistió Palop), de la naríz de Luis Enrique, de Raúl, de Joaquín y de todos los españoles, de aquellos que esperaban un nuevo triunfo que no llegaba desde 1964. Beckenbauer dijo que España no tenía un capitán como Ballack, no como Ballack, sino mejor, y anoche fue él, Casillas, el que levantó la copa de Campeón de Europa.

También te puede interesar:   España falló ante una Suiza muy defensiva
También te puede interesar:   España falló ante una Suiza muy defensiva

Lo último...