En esta web siempre hablamos de lujo, de cosas caras, de moda, complementos… Pero la verdad es que no me he podido resistir a comentar esta noticia. Y es que quien tiene dinero, se lo gasta en lo que menos te puedes imaginar.

El caso es que una joven de Hungría, de una adolescente de 18 años, puso su virginidad a subasta, a un precio de 200.000 dólares de partida. Y no tardó en recibir dos propuestas. Es decir, dos personas que querían invertir 200.000 dólares en esto.

“Señorita Primavera”, como se hace llamar la joven, aseguraba que lo hizo para pagar unas deudas de su familia, ya que estaban a punto de perder la casa.

Ella misma hablaba acerca de la elección de los dos candidatos: “Yo estuve en contacto con los dos finalistas, con el irlandés y el británico y escogí al británico. Estaba muy allegado a mi causa. Ambos querían casarse conmigo, cuidar a mi familia. Pero para mí, esto no estaba en los planes. Casarse y vivir con alguien es un reto y no estoy segura si estoy lista para eso”.

En fin, sin comentarios.

Vía| The sun

También te puede interesar:   El precio de la fama