Y yo sigo aquí…

España cae ante SueciaLo tengo claro, yo voy a seguir aquí, animando a mi selección, la roja, esperando que mejore, que nos metamos en la Eurocopa, pero vamos a ser sinceros esto ya va tomando matices de esperpento. Al final vamos a tener que darle a Joaquin el premio a la frase de la semana o casi mejor la del mes.

Ayer me preparé para ver el partido, sinceramente con la convicción de que ibamos a sufrir para ganar, pero que lo ibamos a hacer, pero cuando llegó el gol (gracias a una serie de errores enlazados) y después al ver la reacción nula de España lo vi claro, no ganamos, no hay ilusión, no hay confianza, no hay bloque, no hay lider, simplemente el barco está hundido.

Tan simple como que hacemos buenos a equipos sinplones, que lo único que hacen es jugar de una manera metódica y ordenada, pero que calidad no derrochan, pero que sincermente ya lo querría yo para mi selección y poder ganar.

Se discutió que pudo ser gol la jugada anterior al segundo gol de Suecia, pero yo hago una reflexión, si el árbitro no lo da no es gol por mucho que protestes y no te puedes quedar ahí todo el equipo parado y protestando con impotencia porque tiras el partido por la borda. Cuando vi la jugada y cuando lo he visto repetido veo el patio de mi colegio cuando era pequeño y se armaba el lío por una jugada y todo se paraba para discutirla, con la diferencia de que ayer los suecos no eran niños y montaron una rápida contra que nos costó la puntilla de una muerte anunciada.

Se habla de mejoría en la segunda parte con Iniesta, pero seamos honestos, no vale una mejoria si no sales y remontas un partido ante una selección inferior. Ahora no vale acordarse de Raúl, porque se ha demostrado que el culpable no es él, seguramente con él también se hubiese perdido, o puede que no, eso nunca se sabrá.

Pero lo más indignante de todo es que Luis y la cúpula que lo sostiene dicen que no se van, querrán dejarlo todo bien destrozado antes de irse y asegurarse que en el verano del 2008 tendremos que conformarnos con ver los Juegos Olímpicos.

Ir arriba