‘Vertige’, carne de maratón

'Vertige', carne de maratón 15

Francia se sigue posicionando como primera potencia europea en lo que a cine de terror se refiere y van saliendo títulos cuanto menos interesantes. El año pasado vimos Martyrs, una cinta desagradable e impactante por su explítia y inhumana violencia, que es el más claro ejemplo de esta tendencia del país galo.

La semana pasada llegó a algunas salas españolas Vertige, de Abel Ferry, quién ya apuntó maneras con su trabajo anterior, El bueno, el feo y los zombies, aunque no tuvo demasiado tirón.

Vertige apunta alto (perdón por el mediochiste) y va a saco desde el primer minuto. Se agradece que no se ande en subtilezas a la hora de presentar sus personajes y vaya directamente a lo que toca, a subir la montaña y a ver qué pasa. La verdad es que los 40 minutos iniciales son muy prometedores, ya que con una magnífica fotografía, una banda sonora ligera, el generoso escote de Fanny Valette y un par de situaciones límite presenta una cinta de survival alpino ejemplar. Los momentos de tensión son memorables, siempre evocando al terror más primario como el «simple» vértigo o los accidentes que pueden ocurrir en la naturaleza.

'Vertige', carne de maratón 16

Para desgracia para todos, Ferry no es capaz de aguantar esa brillantez durante los escasos 80 minutos de metraje y echa por la borda un buen trabajo. Por gracia divina, a media película cambia el género y nos mete un slasher mal llevado y mal resuelto.

Aunque algunas escenas realmente estén curradas técnicamente y se mantengan pequeños atisbos de originalidad, el espectador nunca vuelve a entrar en la película después del roto de la mitad, cual Romario a Rafa Alkorta.

También te puede interesar:   Tácticas con un Gigante (III)

Por eso creo que Vertige es una elección a tener muy en cuenta a la hora de montar una maratón en casita con ganchitos y cerveza, porque cumple a medias como película de terror y cumple sobradamente como slasher cutre para reír un rato.

'Vertige', carne de maratón 21

Artículo anterior¿Por qué no dejan trabajar a Pellegrini?
Artículo siguienteCampos se aleja de su sueño, Campos Meta