Vampiros Strigoi

Los Vampiros Strigoi son originarios de las tierras de Strigos, conocidas actualmente como las tierras baldías o tierras yermas. Ushoran, Señor de las máscaras, trató de gobernar a los vampiros tras la destrucción de Lahmia, pero la mayoría le rechazó, y huyó entre maldiciones con sus seguidores a la tierra de Strigos, tierra en la que gobernó de manera pacífica durante siglos. Los seguidores de Ushoran mantenían el antiguo culto a la sangre  de Lahmia, pero restringido a criminales y esclavos, así que la población de Strigos no se llegó a sentir amenazada; incluso alguno de los nobles de la ciudad llegó a ser recompensado con la vida eterna.

Durante un enfrentamiento en el norte del reino, encabezado por Ushoran y su ejército, una horda de pielesverdes atravesó las fronteras y se hicieron con el control de Mourkain. En cuando Ushoran tuvo noticias del ataque, corrió a defender la ciudad. En la batalla, un reducido ejército de Strigos se enfrentó contra la tropa de orcos, pero, cansados y derrotados tras la larga lucha los Strigoi decidieron retirarse de nuevo a la ciudad. Mientras abrían la puerta en la huída, el chamán que conducía al ejército de los orcos mandó lanzar un ataque, asaltando así las puertas de la ciudad.

Vampiros Strigoi

Ushoran trató desesperadamente de proteger las puertas de su ciudad, en un duelo titánico, contra el chamán y un caudillo orco, que cabalgaban sobre serpientes aladas. Derrotado finalmente por la hechicería del chamán, los orcos asediaron la ciudad, saqueando, quemando, matando y esclavizando a la población Strigoi. Los pocos que lograron sobrevivir huyeron en dirección a Sylvania, buscando a más de los suyos, donde se encontraron con el conde von Carstein, que recordaba cómo Ushoran había intentado hacerse con el poder. Cuando los pocos vampiros Strigos llegaron, el conde lanzó su ira contra ellos y los mandó cazar, como animales.

También te puede interesar:   'Machete', tráiler red band

Los Strigoi se vieron obligados a vivir en los márgenes de la sociedad. Perseguidos por vampiros y cazadores de vampiros por igual, se convirtieron en criaturas desesperadas. Viven con miedo a alimentarse de los vivos, por temor a atraer la atención, se esconden en los cementerios, alimentándose de la sangre de los recién fallecidos . Poco a poco, su odio, los celos y la amargura por lo que habían perdido y el tratamiento brutal a manos de su propia especie comenzaron a destruir sus mentes y deformar sus cuerpos. Los años de clandestinidad su alimentación con cadáveres les ha deformado, encorvándoles  y manteniendo los rasgos más bestiales de su pasado, perdiendo todo rasgo humano. La mayoría ha enloquecido, pero mantienen sus poderes, y como todos los vampiros tienen un buen conocimiento de la magia nigromante, aunque no es tan refinado como sus otros primos de vampiros.

Artículo anteriorReal Sociedad y Real Madrid se despiden a lo suyo
Artículo siguienteCarlsberg, patrocinador de la Eurocopa, te trae ahora toda la emoción de la Premier League