Una lanza por los olvidados

La soledad de un futbolistaEn esta ocasión voy a comentar algo que hoy día en el fútbol pasa prácticamente desapercibido. Se trata de las contrataciones extrañas de jugadores. Y digo extrañas porque considero que un club cuando se dirige a un jugador para hacerse con sus servicios es porque al propio club le interesa dicho jugador. Quiero pensar que es así.

Bien pues con esta pequeña introducción me gustaría explicar varios casos en los que los jugadores que firman por un club, de la noche a la mañana pasan a no contar para nada ya que el entrenador de turno «no cuenta con ellos». ¿Y esto por qué pasa?. Como todos sabemos, un entrenador cuando ficha por un equipo, normalmente se encuentra con que hay jugadores que tienen contrato en vigor con el club. En otros casos hay entrenadores que exigen que se fichen ciertos jugadores que para él son de su confianza; como por ejemplo ha pasado en el Castellón, donde ha fichado Moré y se ha llevado a su hijo. Quién mejor para enterarse de lo que se cuece en un vestuario.

Con todo esto me vengo a referir a qué pasa con los jugadores que en un momento determinado, por parte del entrenador o por parte del club, no se cuenta con ellos.
Recientemente el central del Ciudad de Murcia, Serrano, le ha pasado algo curioso. El club le comunicó que no contaba con él a principio de temporada aunque un día antes de que se cerrara el plazo de fichajes lo vuelven a llamar diciéndole que sí, que cuentan con él. Total que el jugador se queda en la plantilla y ahora viene lo bueno. Ha estado apartado del equipo, entrenando solo y aún encima le han estado grabando los entrenamientos para el propio club cerciorarse de que el chaval cumplía con su obligación. ¿Esto es manera de tratar a una persona? Me da igual, aunque sea futbolista. Extraño, ¿verdad?.

Pacheco jugador del AlbaceteOtro caso particular es el del uruguayo del Albacete, Pacheco. Primero decir que este jugador tiene la ficha más alta de la plantilla manchega. Pero da igual, eso no es excusa ya que para eso se hacen las estimaciones del presupuesto al principio de cada ciclo y si se considera que esa ficha se puede pagar, no hay ahora porqué llevarse las manos a la cabeza, por mucho que cobre dicho jugador. Que por cierto lo vale, que no quede duda.
Bien pues resulta que el Albacete desciende de primera a segunda en la temporada 2004-05. Claro, la ficha de Pacheco se hace cara para un club en segunda división. Tras varios tiras y aflojas entre el club-jugador, ya que el jugador tenía para marcharse, Pacheco se va cedido al Alavés, para así el Alba poder ahorrarse parte de la ficha.
A día de hoy el jugador no cuenta para el club, pero lógicamente y como aquí nadie somos tontos, el jugador dice que si no cuentan con él que le paguen su contrato y santas pascuas. El club no está dispuesto a pagarle. En estos casos los clubes pasan a hacer de las mayores perrerías que se pueden hacer con un deportista, no haciendo otra cosa que menospreciándolo para que se vaya y perdone el resto del contrato. El jugador se ha agarrado a los derechos de los futbolistas diciendo que si no le dan dorsal y no le meten la ficha denuncia al club por negarle el derecho a trabajar. El club se ha visto obligado a hacer le la ficha y darle dorsal dejando a un chaval del filial sin dorsal y sin ficha profesional. Toda una odisea contada así por encima.
Hay un montón de casos por ahí sueltos que parece que no importan pero están, son futbolistas, son deportistas y ante todo son personas y en este caso he querido acordarme de ellos, de todas esas situaciones en las que una persona se encuentra en el ostracismo total y se le niega a hacer simplemente su trabajo.
Citaría y me extendería con más ejemplos como el de Aranda también en el Albacete la temporada pasada. Ahí pasó una cosa muy rara ya que empezó apartado del equipo y luego terminó jugando y marcando los goles que le darían la salvación a los manchegos. Cuanto menos extraño, ¿no?.
Tristán, recién rescindido, estuvo en el paro hasta que reientemente ha fichado por el Mallorca. Scaloni. Saviola que parece ser que en el último momento le hicieron la ficha, pero que pasan de él. El Toro Acuña, sin ficha. Castro del Hércules. José Mari del Castellón, el mismo Helguera, olvidado y también condenado al ostracismo total… Son alguno ejemplos en los que cada uno es un caso diferente. Porque todas las situaciones no son iguales.

Normalmente, la prensa se fija más en los goles, las jugadas magistrales…, en definitiva en todo lo que gusta porque hoy día es todo lo que vende, por eso me he dignado a romper una lanza por ellos
.

Ir arriba