Tipos de estores

Instalar estores en el hogar o en la oficina es sinónimo de buena inversión, estilo y versatilidad para adaptarse a cualquier tipo de concepto interiorista y a todas las necesidades que se puedan presentar. La ventaja de elegir un estor es que hay múltiples opciones en el mercado aunque, eso sí, puede llevar tiempo la elección idónea. En este artículo, trataremos de hacerte más fácil esta decisión, y te hablaremos de los diferentes tipos, sus características y qué características pueden hacer que te decantes por uno u otro.

¿Qué es un estor?

Un estor es una cobertura de una pieza de tela que se instala sobre una ventana, se recoge de manera vertical y se enrolla en un tubo que se ubica en la parte de arriba del marco. Este movimiento puede realizarse fuera o dentro de la pared o el techo. El movimiento que enrolla la tela se lleva a cabo con un cordón que une la parte baja con la alta del estor.

Los estores suelen estar fabricados en materiales como el PVC o el poliéster, los cuales son resistentes, duraderos, bloqueadores de rayos UV, repelentes de bacterias y polvo, etcétera. Otros materiales pueden ser el polyscreen o la fibra de vidrio. También tienen una ventaja importante: la cantidad de estampados y diseños que ofrecen.

Tipos de estores

Hay muchos tipos de estores, como los japoneses, los estores plegables o los enrollables. En el caso de estos últimos, la sencillez, la elegancia y la practicidad los convierten en un tipo de estor muy atractivo.

Poseen un mecanismo fácil de operar, tanto si se acciona de forma manual como motorizada, y una instalación sin complicaciones. Los estores enrollables están confeccionados con tejidos que no pueden separarse del tubo, algo que no es una desventaja, porque la limpieza, con un simple paño húmedo, es muy sencilla.

Según el tejido de los estores, encontramos diferentes subtipos.

Estores ​screen

Se trata de los estores más comunes gracias a las prestaciones que ofrecen. El mantenimiento y la limpieza, además, son muy sencillos. ¿Qué proporciona este tipo de instalación? Permite que la luz natural pase al interior, pero su principal ventaja es la privacidad que otorga. Con este estor, nadie podrá ver desde fuera lo que se hace en el interior. Según el tejido que elijas para este modelo, puede ser más o menos traslúcido.

Hablando de materiales, pueden fabricarse en poliéster y PVC o fibra de vidrio y PVC, ambos con algunos beneficios, como la resistencia a la humedad o el calor extremo, poseer una estructura ignífuga o la amplia durabilidad con los cuidados oportunos.

Traslúcidos

Este tipo de estores permiten más paso de luz solar al interior de la vivienda. Es recomendable para zonas en las que no se necesite mucha oscuridad, pero que no sea un lugar donde permanezcamos largas jornadas, como el salón o el comedor. Una de las diferencias con el screen es que la privacidad no es tal, ya que todo puede verse desde el exterior.

Opacos

También conocido como black out, es lo contrario al traslúcido. Más grueso y aislante de la luz, impide que esta pase por completo desde el exterior. Los dormitorios son ideales para instalar estos estores. En este caso, no se puede regular la entrada de luz, ya que su característica principal es proveer oscuridad.

Noche y día

Se trata de un estor que mezcla las bondades del traslúcido y el opaco con el valor añadido de que permite regular la entrada de luz y la oscuridad. Según se necesite más luminosidad o menos, se bajará uno u otro.

Estores plegables y paqueto

Son dos estores muy parecidos, incluso en el uso de tejidos, ya que se usan el lino y el poliéster. La diferencia más importante tiene que ver con las varillas en el mecanismo. Por una parte, los estores plegables emplean varillas, pero los paqueto no. En cualquier caso, el mecanismo es similar, al utilizar ambos el de cadena, aunque pueden utilizar uno oculto.

Ambos estores hacen que la estancia se vea más elegante y relajada, creando ambientes interesantes y muy versátiles con los diferentes estilos de decoración. La funcionalidad también es uno de los aspectos más destacados en ambos.

  • De varillas: en lugar de recogerse en los lados, lo hace horizontalmente y en dirección hacia arriba. Las varillas hacen que el estor forme un tablón, el cual está condicionado por la medida existente entre cada una de estas.
  • Sin varillas: a la hora de recoger el estor, este lo hace de una forma irregular. Esto da cierta naturalidad y una apariencia más suave al tejido.

Los estores son esenciales para dar un toque diferente a nuestros espacios con una inversión menor. La amplia variedad de opciones para colocar en nuestro hogar hace que podamos seleccionar desde materiales hasta colores. Esto es así, porque también es posible que se personalicen. ¿Necesitas más razones para decidirte por uno?

Ir arriba