A través de Pixel y Dixel acabo de descubrir la suspensión electromagnética que ha conseguido la firma americana Bose, tradicionalmente ligada a sistemas de sonido pero con amplia presencia en muy diversos sectores de investigación.

En este caso han logrado la estabilidad total del vehículo mediante suspensiones asistidas por motores electromagnéticos y, a la vista del vídeo, resulta ciertamente sorprendente cómo se mantiene intacta la línea de progresión del coche y resalta aún más en la comparativa con otras suspensiones convencionales. Y aún más con la «frivolidad» final que a algunos nos abre el camino de los recuerdos.

También te puede interesar:   Uno de los SUV de Dacia, casi sin camuflaje