Suma y sigue: Landwind llega a Europa

No es la primera vez que en Coches y Motores os anunciamos la llegada de fabricantes chinos en el mercado europeo. Grecia e Italia ya son ‘víctimas’ de esta invasión. Hace algo más de un año nos poníamos las manos en la cabeza por la llegada de Brilliance y su ataún rodante, el BS6, que al final se quedó en una falsa alarma (en Alemania el importador llegó a venderlo pero finalmente todas las unidades fueron devueltas y cerró); Shuanghuan parece que no se rinde a la hora de vender sus coches en Alemania; en Septiembre del año pasado se puso a la venta el Chana Benni en España, del cual no se ha hecho ni la menor publicidad; y finalmente, desde enero de 2010 BYD, de la mano del Grupo Bergé, ya ha llegado a la Península y estará presente en el Salón del Vehículo Ecológico y la Movilidad Sostenible de Madrid (el sustituto del Salón de toda la vida). Ahora es el turno de Landwind.

Suma y sigue: Landwind llega a Europa 5

Esta marca china ya mostró sus intenciones hace un tiempo con el X6, un calco del Opel Frontera que dejó hechos añicos los maniquíes del crash-test del ADAC. Unas cuantas unidades del Fashion se enviaron a Alemania para revistas y medios de comunicación. Detalles como trozos de llanta de bicicleta en el maletero para tapar ranuras entre piezas demostraron su calidad.

Durante este tiempo que la marca ha estado en silencio, ha ido retocando su gama y mejorando la seguridad de sus productos. El primer coche en llegar a Europa será el CV9, un monovolumen de siete plazas basado en el Fashion, con un precio de -agarraos que vienen curvas- 14.495 euros. Esta maravilla de la automoción pisará los Países Bajos y Bélgca en verano, y llevará bajo el capó un motor de gasolina si bien posteriormente llegará una versión eléctrica.

Y ya está, no hay vuelta atrás. La marca ha obtenido todos los permisos para entrar a Europa, y lo hará por la puerta grande. El Landwind CV9 se venderá en 27 países europeos a través de 45 concesionarios. Las previsiones de ventas son de unas 1.500 unidades anuales, que podrían ser muchas más si el precio fuera bajo. Casi 15.000 euros por un monovolumen de una empresa sin imagen de marca y con mala fama, que por mucha seguridad y calidad que hayan intentado mejorar (han mejorado airbags, estructura deformable y ABS), por ese precio hay alternativas mucho mejores (Dacia, por ejemplo).

Fuente: AutoWeek (en neerlandés)

Ir arriba