Steampunk y cine

Steampunk y cine 9

Me gustaría hablar de una especie de fenómeno que va creciendo por todo el mundo y en especial en España y en Barcelona: el Steampunk.

Suena molón y lo es bastante, ya que el steampunk surgió en un principio como género literario, pero ha ido evolucionando y abarcando otras dimensiones del arte y, entre ellas, el cine.

El steampunk es un movimiento retrofuturista. El punto de partida es imaginar qué hubiera pasado si en el momento de máxima esplendor de la I Revolución Industrial no se hubieran impuesto los combustibles fósiles y la humanidad hubiera evolucionado a partir de la tecnología a vapor.

A partir de ahí se construye toda una estética con reminiscencias románticas, clásicas y neogóticas; muy al tono de la época victoriana, pero mucho más artificiosa, moderna e irreal, muy al gusto de cada uno y de su imaginación.

Dicho así suena freaky, pero la verdad es que no lo es tanto si echamos la vista atrás y vemos algunas películas que realmente estan envueltas en esta estética steampunk.

Supongo que recordaréis Wild Wild West, protagonizada por Will Smith, Kevin Kline y Kenneth Branagh. Era un western surrealista por las pinceladas futuristas, con inventos avanzadísimos teniendo en cuenta la tecnología obsoleta y entre los que destaca la araña gigante movida a vapor. Éste sería un ejemplo de steampunk llevado al cine, eficazmente escondido detrás del cualificativo de western futurista.

Steampunk y cine 10

Otro caso es el de la olvidable La Liga de los Hombres Extraordinarios, con Sean Connery. La extravagancia en los vestuarios y escenarios, además de la  desdibujada temporalidad que se refleja en varios elementos nos trasladan a un escenario que ha florecido sobre las raíces steampunk. Supongo que recordaréis el pepino de barco que era el Nautilus, capaz de ir por encima y por debajo del agua a gran velocidad, y con un arsenal de la leche. O también está la tecnología industrial del villano, el Doctor Moriarty, completamente exagerada dados los medios que se le presumen a la época. O el cochazo descapotable de Sean Connery.

Steampunk y cine 11

De todos modos, me he guardado el as para el final. No todas las películas steampunk (para llamarlas de alguna forma) son malas. Sinceramente os recomiendo Steamboy, el anime de de Katsuhiro Otomo (Metrópolis, Akira), que cuenta las aventuras de un chico al que le llega a las manos un cacharro de vapor que es la clave para poner en marcha un poderoso armamento en forma de castillo volador.

No es la mejor película de animación de la historia, desde luego, y es un caso en que la forma es casi tan importante como el contenido. Pero a nivel de realización es magnífica y es un digno entretenimiento.

La cosa no acaba aquí y seguramente hay decenas de ejemplos más que me dejo. Por ejemplo, hay rumores de que el nuevo villano de Pirates of Caribbean: On Stranger Tides sea una espécie de capitán Nemo con un barco de tecnología áltamente avanzada. Lo dicho, es un rumor, pero habrá que verlo.

Para terminar, si tenéis curiosidad, os dejo con dos corticos de animación también de temática steampunk. Valen la pena, pero eso sí, están en inglés (aviso): A Gentleman’s Duel y The Mysterious Geographic Explorations of Jasper Morello.

Ir arriba