Sitges 2010: Quinta jornada. Ovaciones, decepciones y nombres propios

Este lunes de puente no ha sido precisamente el mejor día del Festival de Sitges 2010, y el hecho de que la proyección matinal del director’s cut de Donnie Darko haya sido la única sesión unánimemente aplaudida es un hecho bastante sintomático. Una ovación que se ha repetido por la tarde con la entrega de otro premio honorífico Máquina del Tiempo para Richard Kelly, el director, que ha agradecido al público de Sitges su calurosa acogida tanto hoy, como en 2001, año en el que presentó Donnie Darko después de que fuera un fracaso en EEUU.

Sitges 2010: Quinta jornada. Ovaciones, decepciones y nombres propios 13

El hecho sintomático, decía, de que una película de hace 9 años fuera la más aplaudida de la jornada toma derroteros de gravedad si tenemos en cuenta que Brad Anderson (El Maquinista) y James Wan (Saw) presentaban película.

Brad Anderson traía bajo el brazo Vanishing on the 7th Street, una ambiciosa película de terror en la que la oscuridad se ciñe sobre el mundo y hace desaparecer a la gente, que sólo está segura con luz alrededor.

Tenía que dar que hablar, y realmente la premisa engancha y la película empieza bien, pero al cabo de media hora ya aburre. Vanishing on the 7th Street es una historia estirada como un chicle masticado con el único punto de sujeción en unos personajes vacíos, y así no vamos a ningún lado.

Sitges 2010: Quinta jornada. Ovaciones, decepciones y nombres propios 14

Mi conclusión final, que varios compañeros compartían conmigo, es que este apocalipsis silencioso suspira por ser una anárquica precuela de Mecanoscrito del Segundo Origen, de Manuel de Pedrolo. Los que veáis la película, aunque no lo recomiendo, y habéis leído el libro veréis por qué. Para este tipo de película casi que os recomiendo más Pulse, que sin tener demasiadas ambiciones resulta gratamente entretenida.

Si lo de Anderson ha sido grave, lo de James Wan y su Insidious ha tenido delito. Hay que decir que Wan es la leche, parece un joven japonés emo y ha venido a la presentación de su película con resaca. Y lo ha reconocido él, no es que yo lo diga. Total que después de su discurso de gratitud sincera, ilusión y desparpajo se ha procedido al pase de la película.

Insidious venía con la etiqueta de Poltergeist del siglo XXI y no sin motivo, porque los referentes de esta película de fantasmas son más que evidentes. Y os diré algo, durante aproximadamente una hora y cuarto me lo he creído, porque la película estaba siendo extraordinaria en su totalidad. Intensa, con mucho ritmo, original a pesar de los clichés, con sentido el humor, sustos, efectiva a la hora de acojonar…todo perfecto.

Sitges 2010: Quinta jornada. Ovaciones, decepciones y nombres propios 15

PERO llega un punto en el que los constantes aplausos se convierten en puños cerrados con ardientes deseos de levantarse e ir a atizar a James Wan por cargarse e una manera tan burda lo que podría haber sido otro film histórico para el cine de terror en su corta carrera.

Tercera gran decepción de la jornada: 14 días con Víctor. Una película durísima que se aproxima a los límites morales y éticos del arte a través de unos personajes que están tan jodidos que es imposible empatizar con ellos. Reacciones dispares, con tímidos aplausos y bastantes abucheos (al menos en la sesión matinal) indican que otro de los presuntos estandartes de Sitges 2010 no ha acabado de cuajar.

Sitges 2010: Quinta jornada. Ovaciones, decepciones y nombres propios 16

Entre aplausos y decepciones, la presentación de La Otra Hija ha quedado reducida en un segundo plano. Luis Berdejo e Ivana Baquero han hecho acto de presencia para dar a conocer en España esta película que precisamente se acabó de rodar justo hace un año, el 11 de octubre de 2009.

La buena mano de Berdejo en la dirección y el buen papel de la joven Ivana Baquero no han sido suficientes para entusiasmar al público, que tampoco tenía muchas expectativas en esta película llena de clichés e iconos que resulta entretenida  sin más.

No obstante, os recomiendo que leáis algunas curiosidades sobre el rodaje de la película, así como algunas declaraciones de ambos protagonistas. Ha sido muy interesante.

Sitges 2010: Quinta jornada. Ovaciones, decepciones y nombres propios 17

Mañana es el turno de Outrage, de Takeshi Kitano, y de I want to be a soldier de Christian Molina. A ver si remontamos el vuelo.

Ir arriba