Sitges 2010: ‘Monsters’, una carretera llena de monstruos

Sitges 2010: 'Monsters', una carretera llena de monstruos 9

Si alguien desea ver una  película de monstruos gigantes y fuertes dosis de adrenalina, que se olvide de Monsters porque se va a quedar a dos velas. Monsters se acerca más a La Carretera que a Distrito 9, ya que el viaje de los dos personajes protagonistas a través de una tierra peligrosa les lleva a descubrir una verdad no escrita y no convencional sobre su vida.

En Monsters, un fotógrafo tiene que acompañar a la hija de su jefe a la frontera con EEUU, atravesando una zona infectada y aislada, repleta de criaturas alienígenas gigantes. No obstante, la acción reside en la batalla interior de ambos personajes contra sí mismos y sus convicciones. Cada paso que dan hacia su casa es un paso más del que se alejan de su vida y les acerca a todo aquello que les hace infelices, una evidencia que tiene su clímax en la escena en la que ambos ven la valla que les separa de su casa como si fuera la pared de su celda.

Sitges 2010: 'Monsters', una carretera llena de monstruos 10

Los protagonistas de Monsters van desnudando poco o a poco sus sentimientos y sus miedos, demostrando que ellos son los alienígenas en la tierra extraña que es su casa. Con imágenes llenas de simbolismo y diálogos nada gratuitos propios de Antes del atardecer, Monsters es una perfecta metáfora de la soledad y la salvación utópica de un encuentro fortuito en un lugar lejano.

La carga de significado que contiene en esta película la simple pregunta y respuesta a “¿y qué harás mañana?” ejemplifica lo que es Monsters, una película muy bien construida sobre un juego de apariencias en la que nada es lo que parece.

Monsters es una película preciosa, eminentemente emocional e introspectiva que necesita y merece más de un visionado. Se va a estrenar en salas comerciales, así que os recomiendo que la vayáis apuntando.

Sitges 2010: 'Monsters', una carretera llena de monstruos 11

Ir arriba