Sitges 2010: ‘A Woman, a Gun and a Noodle Shop’, el cine negro se vuelve de colores

Sitges 2010: 'A Woman, a Gun and a Noodle Shop', el cine negro se vuelve de colores 7

Antes de A Woman, a Gun and a Noodle Shop, nadie jamás se habría podido imaginar una película de cine negro tuviera tanto colorido. El director chino Zhang Yimou, sin embargo, lo ha conseguido con este fantástico remake de la primera película de los hermanos Coen, titulada entonces Sangre Fácil.

De todos modos, el recuerdo de la original hoy en día ya es bastante vago y, además, A Woman, a Gun and a Noodle Shop es un producto con suficiente identidad como para desmarcarse de su predecesora, de la que básicamente la base de la idea.

Sitges 2010: 'A Woman, a Gun and a Noodle Shop', el cine negro se vuelve de colores 8

La obra de Zang Yimou es un ejemplo de belleza cinematográfica en todos los sentidos. Destaca sobretodo por una asombrosa fotografía, diseñando un entorno que roza lo onírico con esta taberna solitaria en medio del desierto. El juego de planos, de colores, vestuario y el solvente uso del espacio son la mejor credencial de esta fascinante delicia para los ojos que te sumerge desde el primer minuto.

Sin embargo no se queda ahí, partiendo de la factoría Coen, A Woman, a Gun and a Noodle Shop es una genuina cinta del cine negro con toques comédicos, al estilo Coen, que combina extraordinariamente diálogos divertidos y ágiles con momentos larguísimos de silencio y pura interpretación, acción lenta y, sin embargo, de dinamismo y tensión constantes.

Sitges 2010: 'A Woman, a Gun and a Noodle Shop', el cine negro se vuelve de colores 9

La puntilla de absurdidad, la perdición por avaricia, el romance simpaticón completan esta película de contrastes, pues la localización, el género y la época son la primera línea de fuego que absorbe el espectador durante una hora y media de cine de alta factura con esta hipnótica maravilla.

También te puede interesar:   Fotos de los próximos imperiales
Artículo anteriorSitges 2010: La Secció Oficial entusiasma en el día de ‘Agnosia’
Artículo siguienteSitges 2010: ‘Somos lo que hay’, atroz drama familiar