Sigmar, el Dios del Imperio

El artículo de hoy va dedicado a un Dios que hay que destacar por encima del resto. Ese Dios no es otro que el gran Sigmar Heldenhammer, dios de El Imperio. 

El gran Sigmar nació al suroeste del Imperio, en la ciudad de Reikland, y según el calendario imperial en el año -30 , que tiene su inicio el día en el que se corona a Sigmar, y en la noche de su nacimiento ocurrió algo que fue interpretado por las tribus como una señal de los dioses; un cometa con doble cola apareció en el cielo. La_Leyenda_de_Sigmar

Entre sus principales hazañas, hay que destacar que con tan sólo 15 años fue el artífice de que los Goblin no conquistasen su pueblo, dirigiendo una batalla  al lado de Kurgan Ironbeard, el cual para agradecerle su ayuda, le presentó ante la población con una magia encantada conocida como Ghal Maraz. 

Años más tarde, cuando Sigmar era conocido por todos, comenzó una campaña para unir a todas las tribus del Imperio, en la que una batalla destaca por encima de todas, que es la rendición de los Teutogens, la tribu más grande que se recuerda, y que se rindió a Sigmar tras derrotar a su jefe Artur en un combate cuerpo a cuerpo. Aunque sus enfrentamientos más famosos han sido sin duda contra los hombres bestia, los humanos seguidores del Caos y los Pieles Verdes. 

Después de estas gigantescas victorias, Sigmar vuelve a Reikland con todos los suyos, y allí es donde recibe la condecoración de Emperador del Imperio, siendo éste el día más importante de la historia del Imperio. Sigmar rápidamente respondió eligiendo a los doce líderes de cada tribu, que se iban a convertir a partir de ese momento en los Condes Electorales del Imperio.

También te puede interesar:   Blog de humanidades y divulgación
Artículo anteriorLas cinco casas rurales más lujosas de España
Artículo siguienteBen Affleck no para, ahora filmará un thriller geopolítico