Roll’eat apuesta por un planeta limpio en el Día Mundial sin bolsas de plástico

Vivimos en un mundo donde la producción anual de plástico ha llegado a asombrosos 460 millones de toneladas en un solo año, dando lugar a una cantidad desalentadora de desechos. Este escenario nos insta a tomar acciones para controlar la producción y el uso desmedido de bolsas de plástico desechables. En conmemoración al Día Mundial sin bolsas de plástico, Roll’eat tiene como objetivo enviar un mensaje de emergencia para actuar y explorar alternativas ecológicas.

De acuerdo con el informe Plásticos 2022 de Plastics Europe, la producción de plástico en 2021 llegó a 390 millones de toneladas, un 4% más que en 2020. Esta cantidad es responsable de la creación de alrededor de 5 billones de bolsas de plástico, de las cuales más de 3,5 billones terminan dispersándose en nuestros ecosistemas, según la ONU.

“Es alarmante considerar que, en promedio, en España utilizamos cerca de 150 bolsas de plástico al año por persona, a pesar de que su vida útil se limita a escasos 15 o 20 minutos, y tardan un mínimo de 150 años en descomponerse”, asegura Meritxell Hernández, fundadora y directora general de Roll’eat. “Este ciclo de consumo irresponsable y desechable es insostenible y está generando graves consecuencias para nuestro planeta y para las generaciones futuras”, afirma.

¿La solución? La reutilización

En este sentido, las bolsas, envases y porta alimentos reutilizables ofrecen una alternativa práctica y ecológica que contribuyen a la preservación de nuestros recursos naturales. La fundadora y directora general de Roll’eat asegura: “al optar por estas opciones reutilizables, reducimos significativamente la cantidad de desechos plásticos que terminan en nuestros océanos y vertederos”. Y continua: “esta acción ayuda a proteger la vida marina y a preservar la salud de nuestros ecosistemas acuáticos, evitando el trágico impacto que el plástico desechable tiene en la fauna y flora marina”.

En esta línea, la reutilización no solo conlleva beneficios medioambientales, sino que también económicos. “Por ejemplo, al evitar el uso anual de esas 150 bolsas de plástico por persona, con un coste medio de entre 5-15 céntimos por cada una, podemos lograr un ahorro de entre 350 y 1.062 millones de euros a nivel nacional, o lo equivalente a un rango de entre 7,5 a 22,5 euros por persona”, asegura Hernández.

En última instancia, Roll’eat hace un llamamiento a empresas, gobiernos y ciudadanos a unirse en esta importante causa y a tomar medidas concretas para reducir la producción y el consumo de bolsas de plástico desechables. «Cada pequeño gesto cuenta. Al rechazar las bolsas de plástico y adoptar opciones reutilizables, estamos contribuyendo a la protección de nuestro entorno y al bienestar de las generaciones próximas, por qué el planeta es de todos», concluye.

Scroll al inicio