Ciertamente Roberta Marrero es Arte (como bien dice el título de esta entrada), pues aparte de ser una de las mejores dj’s de este país, aparte de haber sacado dos discos repletos de canciones preciosas, aparte de ser columnista para importantes revistas de tirada nacional, y aparte de ser y trabajar como actriz de teatro y cine, Roberta Marrero dibuja.

Quizás en este último campo, el trabajo de Roberta sea menos conocido, pero ello no quiere decir que sea de menor calidad. Desde mi punto de vista, un artista tiene que darse a conocer poco a poco y a través de su trabajo. De poco sirve dar un bombazo de la noche a la mañana y al poco tiempo caer en el olvido. Dado el eclecticismo de su producción en todas las ramas que Roberta toca, y el tiempo dedicado a los mismos, Roberta está cultivando una carrera artística de lo más admirable. Y los que la seguimos, bien lo sabemos.

Desde pequeña, Roberta ha dibujado y este don lo complementó estudiando diseño publicitario. Sus creaciones, como buena autora, tocan muchas técnicas, las cuales van desde las composiciones más naif hasta los collages más potentes, donde las referencias a sus ídolos casi siempre están presentes. Estos valores que hoy en día cada vez se pierden más, están en pie de guerra en la Obra de Miss Marrero, lo que es, por otra parte, de agradecer.

En un mundo en el que cada vez la figura del ídolo parece importar menos, la artista canaria y residente en Madrid, apuesta por una producción en la que figuras como Andy Warhol, Bette Davis, Marlene Dietrich o Elsa Lanchester (entre otros) son la base de sus creaciones (Serie Dead Idols). En ellas se nos recuerda que (aunque estén en un mundo mejor) estas estrellas todavía siguen vivas, que lucen tan brillantemente como antaño, pues sus grandes trabajos nunca morirán.

También te puede interesar:   La magia de Sidi Bou Said, la ciudad azul

Historias de amores verdadedos (serie True Love) entre personajes que esta sociedad tacha sin pensarlo dos veces como imposibles son ejemplo de una apuesta que sale de lo más profundo del alma de la dibujante, dejando notar en ellas una crítica a la sociedad actual que parece encaminarse hacia una regresión incomprensible.

Mientras acaricio las teclas de mi ordenador para escribir estas palabras, admiro las obras de Roberta que presiden mi casa y oigo su disco Claroscuro (Susurrando, 2007), en el que, por cierto, hay toda una carga artística y referencias al arte de la pintura. Y es que todo lo que Roberta toca lo convierte en pieza digna de ser expuesta.

Conseguir un dibujo de Roberta Marrero es muy fácil, ya que directamente se pueden comprar a través de un correo electrónico a ella a la dirección indicada más abajo. Animo a que entren a la galería de dibujos de Roberta en Flickr, disfruten de sus composiciones y se hagan con alguna de estas joyas.

Desde Artes Contemporáneos, deseamos que siga vendiendo por lo menos de la manera que lo está haciendo ahora, porque esto, como bien dice ella  “le da sentido al Arte”, y esperamos ver de nuevo su obra en exposición para que su trabajo empiece a adquirir el puesto que se merece.

Para más información, pueden escribir un correo electrónico a la artista a [email protected] o visitar su MySpace de dibujos.