-

Red Bull arregla las diferencias con sus pilotos

El incidente que hubo entre los dos pilotos de Red Bull marcó un punto negro en el deporte, y es que normalmente cuando hablamos de compañeros de equipo, este término se suele relacionar con el hecho de compañerismo, y ayuda entre ambos, ¿no crees?

En el Gran Premio de Turquía no fue así, y es que como ya te contamos, cuando ambos lideraban la parrilla de camino a un doblete histórico, Sebastian Vettel intentó adelantar de una forma más que desconsiderada a Mark Webber, llevando a ambos al desastre total.

Después de muchas peleas internas y casi de una guerra, Red Bull finalmente ha puesto cartas definitivas sobre el asunto y ha hecho público un comunicado en el cual especifica que entierran el hacha de guerra, que ha sido un error y que los pilotos ya lo tienen bien claro para que no vuelva a suceder. ¿Es suficiente?

También te puede interesar:   Fernando Alonso estalla

Lo último...

Spotify estrena el podcast original ‘AM’ y el primer informe es sobre los hábitos de consumo de podcast en España en 2020

El número de podcasts y de fanáticos del formado creció de forma exponencial y aún más en el marco del confinamiento, con millones de...

Las mejores estaciones de esquí de España y Andorra

Con la llegada del otoño también se abre la temporada de esquí, por lo que es el momento de ir pensando en nuestra próxima...

10 productos estrella para comprar en el Black Friday y Navidad

Como suele ser habitual desde hace algunos años, cuando se aproxima noviembre, las personas empezamos a buscar todos aquellos productos que tenemos en mente...

Día Mundial del ahorro energético: consumo eléctrico dentro de las familias

Hoy 21 de octubre se celebra el Día Mundial del Ahorro de Energía, una cita muy importante con la que se intentan concienciar a...

En solo 10 meses, las empresas que ofrecen teletrabajo se multiplicaron por 8

A principios de 2020, apenas un 5% de las empresas ofrecía la alternativa a sus empleados de trabajar desde casa en España, frente a...
Artículo anteriorLa cultura sin respeto
Artículo siguienteY apareció Sergi Llull