En muchas ocasiones hemos visto en la televisión películas o series que transcurren en el interior de una cárcel. Estas nos acercan a la forma de vida que llevan los presos y como gastan su tiempo libre. Todo esto ha creado una tendencia por conocer cárceles abandonada. Por este motivo, desde el portal Musement han preparado un listado de cinco prisiones con mucha historia que merece la pena visitar.

La Conciergerie, París (Francia)

Situada en la isla de la Cité, fue la residencia oficial de los reyes de Francia hasta el siglo XIV cuando fue abandonada por Carlos V en 1392. Desde ese momento se empezó a utilizar como cárcel. Durante la etapa de El Terror de la Revolución Francesa, este centro penitenciario fue considerado como uno de los más temibles ya que fueron muy pocos los presos que lograron salir en libertad. Su reclusa más famosa fue María Antonieta.

Prisión de Pentridge, Victoria (Australia)

La prisión estuvo en activo desde 1851 a 1997. Entre sus rejas se recluyó, entre otros, a Chopper Reed, criminal reconvertido en escritor, que afirmó haber participado en 19 homicidios; Peter Dupas, asesino en serie, Julian Knight, autor de la masacre de Hoddle Street y, Ronald Ryan, el último preso ejecutado en el país. En ella también se descubrió los restos enterrados de uno de los criminales más famosos de Australia, Ned Kelly, que murió ahorcado.

Alcatraz, San Francisco (Estados Unidos)

La prisión más famosa de la historia solo estuvo en activa 29 años. Allí estuvieron presos personajes tan famosos como Al Capone o Machine Gun Kelly, el ladrón más buscado de California. Aunque hubo 14 intentos de fuga por parte de presos, solo uno llegó a conseguirlo. Se trata del perpetrado por Frank Morris, John Anglin y Clarence Anglin, que más tarde sería llevado a la gran pantalla en la película “Fuga de Alcatraz” protagonizada por Clint Eastwood.

También te puede interesar:   Trasládate al corazón de Ooh La La Land

Chateau de If, Marsella (Francia)

Fue una prisión que estuvo activa entre 1580 y 1871. En ella se encarcelaban a todos los opositores al régimen. Su prisionero más famoso fue José Custodio Faria, que Alejandro Dumas inmortalizó a través de sus páginas en El Conde de Montecristo como el abate Faria, personaje que se hace amigo de Edmundo Dantès, protagonista de la obra.

Prisión de alta seguridad S-21 (Camboya)

Un edificio que fue construido como escuela de secundaria pero que luego se utilizó como el lugar donde se realizaban los interrogatorio más duros. Hoy en día es un museo donde se muestra la historia más dura del país. Se trata de la etapa de los Jemeres Rojos. Miles de ciudadanos fueron torturados en esta prisión. En ella se puede observar diversos dispositivos de tortura utilizados para sacar las confesiones.