A pesar de vivir situaciones de crisis en todo el mundo, las joyerías de lujo siguen en alza ya que no por todos pasan esta terrible situación económica. Las joyas son una manera de adornar nuestro cuerpo y según su valor situaremos a dicha persona en un grupo social ya que las joyas pueden ir desde unos simples pendientes de poco coste a un collar que puede estar valorado en 30.000 euros dependiendo de la piedra preciosa con la que se haya diseñado.

Entre muchas piedras preciosas el diamante es una de las más valoradas económicamente. Su denominación significa invencible o inalterable y es que se trata de una piedra preciosa con un alto de dureza y conductividad que lo hace muy valorado por sus compradores.

El diamante se caracteriza por ser transparente y de apariencia cristalina y si se mezcla con otras impurezas en una proporción muy baja como el boro o el nitrógeno pueden surgir otros colores como el diamante azul, amarillo, rojo, naranja, etc

Este tipo de piedra preciosa tiene la capacidad de dispersar la luz de diferentes colores y de esta manera se consigue ese brillo y esa luz en destellos que propaga esta exquisita joya.

Los precios de los diamantes varían según su forma, peso, pureza, etc. y la cantidad estimada varía entre los 6000 euros en adelante tomando como referencia un diamante de medio gramo y de pureza 100%. Se trata de una gema muy apreciada por los clientes que la adquieren y por los que sueñan algún día en llevarla como complemento.

Fuente: diamantes

También te puede interesar:   Las obras maestras de la alta relojería