Pues con todo esto de la crisis nadie lo diría, pero sí. La producción de Rolls-Royce está al límite, con unas 15 unidades diarias en la planta de Goodwood.

Claro, como consecuencia, si ahora mismo eres uno de los pocos afortunados que pude hacerse con uno, tendrás que esperar hasta septiembre.

¿Y todo esto por qué? Pues al parecer, el nuevo Rolls-Royce Ghost y el mercado chino tienen mucho que ver con el crecimiento de la marca en la zona asiática, hasta un 200%.  China y Taiwan son dos de los países en los que el lujo es una realidad, un lujo que además se fija mucho en el mercado europeo.

La planta de Goodwood, saturada, irá recuperando la normalidad, según las previsiones, conforme vaya descendiendo el boom por la novedad de este Rolls Royce. ¿Y la crisis?

Vía| Diario motor

También te puede interesar:   Rolls – Royce a la vanguardia de las expectativas