Los nervios le jugaron una mala pasada al Madrid y quedó eliminado

real_madrid_75_-_olympiacosSe sabe que el Madrid no tiene la mejor plantilla, pero quizás se ha merecido un quinto partido, pero otra vez le ha faltado tranquilidad en los minutos decisivos y quizás algo más de suerte a la hora de los arbitrajes, puesto que no puede ser que en España se favorezca tanto a los griegos, y es que la falta que no le pitaron a Papaloukas en el segundo partido y que hubiera supuesto la quinta, se la pitaron a Felipe Reyes, y a falta de tres minutos el equipo blanco lo necesitó, porque iba ganando y le dieron la vuelta al marcador.

El partido comenzó muy bien para el Madrid, otra vez estuvieron serios en defensa, pero las faltas comenzaron muy pronto, tanto que los pívots del Olympiakos comenzaron a hacerse los dueños y amos del encuentro, y eso fue letal para el equipo blanco, puesto que le dieron la vuelta al marcador, además Vujcic volvía a ser el de Grecia, mientras que Raúl López pagaba en exceso su cansacio y eso lo notaba el equipo, tan solo la entrada de Winston, un novato con ganas de protagonismo, daba la vuelta al encuentro.

El problema llegó con los cuatro triples fallados por el Madrid en las distintas jugadas, pero ni Louis Bullock ni Raúl López consiguieron anotar, además la exclusión por faltas, y las que no pitó a los griegos, hicieron imposible la remontada, entre otras cosas porque se sabía que la bola iba a ir al estadounidense, que era el único recurso equipo de Joan Plaza, al final 75-78 y otro año más que no se queda sin la Final Four.

También te puede interesar:   Ni con primas ... ni con sobrinas
Artículo anteriorQuickOffice para iPhone este mismo mes
Artículo siguienteEl Barcelona gana y fuerza el quinto partido