Los costes económicos, ambientales y sociales del Black Friday

El Black Friday es una de las fechas más esperadas del año para comprar todo tipo de productos a precios rebajados. Se celebra el último jueves del mes de noviembre, un día donde se incentiva la compra compulsiva entre los consumidores. Pero cada vez que se aproxima este día, a muchas personas les surge la duda de si realmente es una campaña de descuento y si supone un ahorro para el bolsillo de las personas.

Según el informe “La sostenibilidad en el e-commerce actual. El impacto de nuestra decisión de compra”, elaborado por May López, directora de Desarrollo de Empresas por la Movilidad Sostenible, para EAE Business School, el 50 % de los artículos que se compran durante el Black Friday, se devuelven. “Teniendo en cuenta el vínculo de este tipo de campañas con el comercio electrónico, esto se traduce en  ineficiencias y picos estacionales de sobreproducción que tienen un impacto negativo sobre el medioambiente por traer consigo un aumento de emisiones generadas por las entregas, un crecimiento de la tasa de devolución, más residuos de productos y embalajes y, con todo ello, un alto impacto ambiental, una mayor congestión en las ciudades y peor calidad del aire que respiramos todos, compremos o no durante esta campaña”, afirma  May López, directora de Desarrollo de Empresas por la Movilidad Sostenible y profesora de EAE Business School.

Y es que, solo el Black Friday obliga a gestionar incrementos de entregas de hasta un 40 % en un corto espacio de tiempo, según el mismo informe. “Esto requiere, por un lado, el doble de flota para repartir en un corto espacio de tiempo las entregas y devoluciones que se producen y, por otro lado, la contratación temporal de personal, que impide su cualificación y hace que se aumente la ineficiencia en la entrega”, añade May López.

Otros datos aportados por Entregasostenible.org y el informe de EAE Business School

  • España es el cuarto país europeo con más devoluciones
  • El reparto se realiza fundamentalmente con furgonetas que tienen de media 13 años de antigüedad y que representan el 7 % del total de emisiones de CO2 generadas en España
  • Los envíos exprés (en menos de 24 horas) aumentan por encima de un 10 % cada año, lo que supone generar unos costes hasta 3 o 4 veces mayores y un 20 % más de emisiones de CO2 en la última milla por no consolidar las entregas en tiendas o puntos de conveniencia
  • Las emisiones generadas por las entregas de última milla podrían crecer más de un 30 % para el próximo 2030 en las ciudades más grandes del mundo, lo que sumará 25 millones de toneladas anuales de CO2 a las emisiones totales que provocan el cambio climático
  • Se estima que, solo en EEUU durante 2020, 2,6 millones de toneladas de devoluciones terminaron en vertederos y que el proceso de devoluciones generó 16 millones de toneladas de emisiones de CO2
  • La creciente demanda de ecommerce incrementará en un 36 % respecto al 2020 el número de vehículos de entrega que circulan en las ciudades en 2030

Recomendaciones para ecommerces y consumidores

El nivel de ventas online creció más de un 30 % durante la pandemia, más de un 17 % en 2021 y un 6 % más en el primer trimestre de 2022 comparado con el primer trimestre del año anterior, según datos del INE.

Ante este crecimiento, desde el Movimiento Entregasostenible.org, una iniciativa de Empresas por la Movilidad Sostenible que tiene el objetivo de promover un consumo responsable entre la sociedad, generar mayor compromiso con la sostenibilidad entre las organizaciones y empoderar a los consumidores como agentes de cambio con su decisión de compra, ofrecen una serie de recomendaciones y buenas prácticas a ecommerces y consumidores para impulsar un comercio electrónico sostenible.

Ecommerces

  • Facilitar la consolidación de envíos para optimizar la carga de los vehículos
  • Incentivar la entrega en tienda, puntos de conveniencia o taquillas inteligentes que permite consolidar los envíos
  • Evitar la superurgencia que no permite optimizar los vehículos y conlleva un mayor número de estos en las ciudades
  • Minimizar las devoluciones interactuando con el cliente para garantizar la entrega en un primer intento y su satisfacción
  • Priorizar proveedores de transporte comprometidos con la sostenibilidad
  • Ajustar el tamaño del embalaje al producto y eliminar rellenos innecesarios para reducir el consumo de materia prima y optimizar el transporte
  • Usar embalajes fabricados con materiales que garanticen el mínimo impacto ambiental
  • Informar a sus clientes de las alternativas más sostenibles para que el cliente sea consciente del impacto de su decisión de compra

Consumidores

  • Practicar un consumo responsable priorizando la compra en ecommerce que ofrezcan productos de proximidad, duraderos o de segunda mano
  • Primar a aquellos comercios electrónicos que empleen criterios de sostenibilidad y fomenten un desarrollo sostenible, como los que forman parte de Entregasostenible.org
  • Reutilizar y reciclar los envases y embalajes
  • Elegir la entrega en tienda, puntos de conveniencia o taquillas inteligentes como opción de entrega, ya que reduce el 20% las emisiones de CO2 en la última milla
  • Evitar la superurgencia y entregas exprés en menos de 24h

El Movimiento Entregasostenible.org ha creado un sello para que los consumidores puedan identificar aquellos comercios electrónicos y organizaciones comprometidos con la sostenibilidad. Su uso es gratuito y para obtenerlo deben suscribir un manifiesto con el que se comprometen, de forma voluntaria, a seguir las recomendaciones para un ecommerce sostenible.

Y es que, según DS Smith, cada año se transportan más de 41 millones de metros cúbicos de aire a los hogares españoles por la desconsolidación de envíos y embalajes poco eficientes. “En un momento como el actual, en el que el cambio climático abre los telediarios, debemos ser conscientes del impacto que cada una de nuestras decisiones de compra generan. Sabemos que el ecommerce ha venido para quedarse, pero tenemos que garantizar que se haga de forma sostenible desde un punto de vista ambiental, económico y social. Porque cómo y qué consumimos puede dar luz a ese futuro”, afirma López.

Además, actualmente, más del 60% de las ventas mundiales online se concentran en 4 marketplaces: Amazon, Alibaba, Jd.com y Pinduoduo, según EDGE By Ascential. “Estos modelos de negocio están relacionados con la precariedad laboral y el retraso en la activación de la famosa ‘Tasa Google’ hace que no compitan en igualdad de condiciones, lo que tarde o temprano también veremos reflejado en nuestros presupuestos y en la inversión que se realizará en nuestro país o a nivel local. Por ello, es prioritario que cambiemos hacia un modelo de economía esférica, donde se prime no solo la economía circular, sino también la gestión y contribución positiva hacia todos los grupos de interés: proveedores, clientes, empleados, medioambiente y sociedad. Porque estamos a punto de cerrar el año con una situación económica crítica que está haciendo que muchas empresas que sí están reportando positivamente allí donde operan, como es el caso de comercios locales o Pymes, tengan la posibilidad de permanecer activos o afrontar una peor situación de cara al 2023”, concluye May López, directora de Desarrollo de Empresas por la Movilidad Sostenible y profesora de EAE Business School.

Ir arriba