Half-Drag: el espíritu drag queens a través de la fotografía

Leland Bobbe plasma en fotografías la esencia de las drag queens

Aunque a primera vista puedas pensar que se tarta de dos fotografías distintas montadas digitalmente, lo cierto es que la imagen que ilustra este post se trata de una de las piezas que integra “Half-Drag”, un proyecto del fotógrafo Leland Bobbé en el que se muestra de una forma sorprendente, a través del mejor arte de la fotografía, las facetas masculinas y femeninas de los drag queens neoyorquinos.

De esta forma, cada una de las piezas que componen esta serie se trata de una única fotografía, pero en la que se capta tanto el lado masculino como el femenino de estos personajes, y a través del cual resulta palpable el gran trabajo de transformación que implica pasar de una actitud a otra.

Es así que, mientras en una mitad del rostro se perciben rasgos claramente masculinos, con detalles inapelables como la barba o el bigote; en la otra mitad el maquillaje deja traslucir todo el arte del que es capaz, resaltando y afeminando las facciones, complementado por los trabajados peinados y otros detalles decorativos.

Leland Bobbe plasma en fotografías la esencia de las drag queens

Para realizar Half-Drag, el fotógrafo Leland Bobbé se contactó con drag queens de la ciudad de Nueva York, especialmente a través de las redes sociales, y así comenzó a retratarlos, con todo el proceso que conlleva transformar solo una mitad del rostro a drag queens, mientras que el otro conserva las características naturales de un hombre.

Hasta el momento, el proyecto lleva exhibiéndose en varios sitios, habiendo tenido hasta entonces una muy buena aceptación por el público, especialmente desde la comunidad homosexual y por las mujeres, quienes, según comentara el fotógrafo, sienten una especial atracción por el poder de transformación que posee el maquillaje.

De esta forma con su exposición Half-Drag, Leland Bobbé conjuga a través del arte contemporáneo no solo una realidad social que aún lucha por conseguir su espacio y reivindicar sus derechos, sino que también expone a la altura del arte una técnica que no siempre es considerada como tal, como es el caso del maquillaje.

Ir arriba