¿ Os acordáis de la serie televisiva La Plaza del Diamante? El rostro de Silvia Munt, Colometa, podría reflejar la tristeza y resignación, el abatimiento general que arrastró consigo el atropello de nuestra historia. Me acuerdo que me gustaba seguir los episodios, pero cuando abrí el libro, su voz narradora, una voz femenina, con un aparente lenguaje coloquial y conversacional, me cautivó desde la primera página. Parecía escuchar a mi abuela cuando nos contaba, sentados todos alrededor de la mesa camilla, historias de aquellos tiempos, testimonios de dificultades y supervivencias, de discriminaciones sexistas, mientras los pequeños escuchábamos con suma atención.

“…y pensé que tenía que estrujar la tristeza, hacerla pequeña en seguida para que no me vuelva, para que no esté ni un minuto más corriéndome por las venas dándome vueltas. Hacer con ella una pelota, una bolita, un perdigón. Tragármela”

Mercé Rodoreda exhibe con su escritura maestría y dominio del lenguaje, habilidad e ingenio al transmitirnos de un modo aparentemente sencillo, ocultando nuevos usos de complejidad técnica y retórica, el papel y la situación de la mujer durante la Segunda República y la Guerra Civil, cuya vida, de modo inevitable, se ve agraviada por el acontecer histórico, situándose la novela en la ciudad de Barcelona.

Es la suya una evocadora narración empapada de lirismo, símbolos y poesía, mostrándonos un peculiar y característico modo de narrar. Una humedad de visualidad, sensaciones, colores y olores que nos va mojando hasta traspasarnos la piel, salpicada a ratos por ingenuas sonoridades.

La narradora construye su personalidad a través de su propio discurso. Conocemos su subjetividad femenina no por lo que refiera explícitamente sino por las sugerencias de sus frases , por el modo de decir, y por el centelleo que de sí misma captamos en las múltiples descripciones realizadas. Una totalidad en la que el exterior y el interior se funden, lo colectivo y lo personal cohesionan. El personaje femenino usa igualmente para perfilarse la contraposición, es decir, se caracteriza por oposición , y también como era usual en la época, subordinación al masculino, Quimet, su antónimo.

También te puede interesar:   La Selva Sound System con DJ Makei - Alcalá de Guadaira

Llegado el momento del estallido de la guerra, se muestra la historia de lucha y entusiasmo, de derrota, muerte y hambre, aumentando la intensidad trágica de la novela hasta la desesperación ” todo estaba cansado como una gran enfermedad”. En el preciso instante en el que Natalia no ve más solución que la muerte, da un giro su vida y aparece Antoni, el tendero, quien precisamente le vende la botella de aguafuerte, el medio con el que pensaba suicidarse y matar a sus hijos. No obstante, en esa nueva placidez , Natalia vivirá atrapada en el pasado, trastornada, incluso martirizada. Será ese famoso grito, expresión y arrojo fuera de sí de todo el dolor y pasado arrastrado y silenciado, su liberación, allí, en la Plaza del Diamante, donde conoció a Quimet, donde todo comenzó.

” …Y sentí intensamente el paso del tiempo. No el tiempo de las nubes y el sol y de la lluvia ni del paso de las estrellas adorno de la noche, no el tiempo de las primaveras dentro del tiempo de las primaveras, no el tiempo de los otoños dentro del tiempo de los otoños, no el que pone las hojas a las ramas o el que las arranca, no el que riza y desriza y colora a las flores, sino el tiempo dentro de mí, el tiempo que no se ve y nos va amasando. El que rueda y rueda dentro del corazón y le hace rodar con él y nos va cambiando por dentro y por fuera y poco a poco nos va haciendo tal como seremos el último día”

¿ No os parece sencillamente magnífica esta escritura? Perdonad que no me ciñera a la literatura rusa, pero no he podido resistirme, pensaba aconsejar los Cuentos de Chéjov, será ya en otro momento. Por cierto, en el cercano 2008 se celebrará el centenario de esta escritora. Lean esta novela, se sorprenderán.

También te puede interesar:   Guy Ritchie meets Sin City meets Paul Verhoeven
  • Isabel Mallen

    Seguro que lo que nos cuentes sobre Chéjov será estupendo, a este autor hay que leerlo por supuesto, pero yo te agradezco la emotiva reseña que haces de este libro y su autora. Es verdad que a veces a los tesoros que tenemos, por el hecho de sentirlos cercanos no le prestamos atención. Las frases que citas son una muestra, la maravilla de describir algo como la tristeza de forma que aprendes a utilizar su forma de positivarla para sentirte mejor. Cuando haces esas frases tuyas es como si notaras presente el abrigo de la literatura. Gracias Ana, por tu consejo con tan bonito post. Un beso.

  • Pues recuerdo vagamente los episodios de esa serie y no sabía que la novela era tan buena, tomo nota 😉

  • Ramon Ocampo

    Hola Ana,

    Como soy bastante antitelevisivo (no por nada contra el medio sino simplemente por una irremediable alergia al exceso de comerciales y de chatarra trasmitidos) tengo que confesar que ni recuerdo dicha serie, ni conozco a Silvia Munt. Sin embargo aplaudo las iniciativas que algunas cadenas televisivas ponen en llevar la GRAN literatura a un nuevo segmento de la población.

    Llevo años prometiéndome leer a “la Rodoreda” e, invariantemente, llevo la misma cantidad de años incumpliéndome en mi propósito ¡A ver si el 2008 es diferente!.

    “La plaza del Diamante” entra en mi lista de lecturas prioritarias ahora mismo. Si como novela está tan bien escrita, como tu post lo está como tal, no me decepcionará en lo más mínimo.

  • munsa

    Yo vivo cerca, muy cerquita de la Plaça del diamant, en Gracia, y cada vez que paso por ahí pienso en esta novela. No dejéis de leer otras de sus obras.

  • Pingback: 269 cuentos | Literatúrate()

  • María

    Recién termino de leerla, estoy absolutamente conmovida. Quise más Colometa y aquí llegué… y me asombró descubrir que he subrayado durante mi lectura las partes que aquí estan citadas.