La lámpara de Quique

Quique Sanchez FloresCada club de fútbol es un mundo y cuando muchos necesitan tranquilidad para conseguir los objetivos lo del Valencia y nunca mejor dicho es de traca.
Lo cierto es que el año en que Rafa Benítez consiguió el título de liga para salir precipitadamente por la puerta grande del equipo valenciano, la temporada comenzó con el mister diciendo que pedía un sofá y le daban una lámpara.
Pues bien Quique Sánchez Flores ya tiene su lámpara, también es italiana y se llama Tavano.

La eterna duda, sobre si son los directores deportivos, los que deben firmar los refuerzos, pensando en comisiones, o bueno en el mejor de los casos en sus gustos, o  si los entrenadores deberían tener la última palabra está claro que es en Valencia está vigente.

Cada año es una, y lo cierto es que ya parece cachondeo, imagino el mosqueo que deben tener los aficionados chés cuando vean que cada día es uno de los personajes del culebrón el que le tira el rejón al otro y día tras día la crisis es más aguda y se va perdiendo la imagen del club.

Pierden los de siempre, los aficionados y vaya si debe ser difícil vivir sometido a esa presión que además despierta el morbo de la prensa, que aprovecha el tira y afloja para llenar portadas de los periódicos y titulares sonrojantes en radio y televisión.

Tavano solo ha sido la punta del iceberg y la verdad es que el pobre, lo ha aceptado bien y acata las declaraciones del mister que ha dicho que tardará meses en jugar debido a su baja forma. El que supongo que lo tomará a mal será Carboni que ha preferido a este italiano en vez de a Luis García el del RCD.Español.

Quique anda algo crecido con sus declaraciones, y lo de que en Valencia se machaca a los entrenadores que valen, no se si es prepotencia, ganas de quemar la sangre a Carboni o una estrategia o para que la prensa quede como culpable. Y el italiano parece nuevo en el fútbol, estos no se pueden quedar a solas ni un solo minuto porque vaya peligro.

Bueno con la llegada de Joaquín, Sánchez Flores seguro que anda más tranquilo aunque las arcas del club estén algo más vacías.

Tanta tensión no debe ser buena, y seguro que explota por el lado más débil, como el Valencia no arranque bien, será fácil echarle la culpa al mister, aunque en Valencia, recordando a Benítez es el único sitio dónde las cosas que empiezan mal, suelen terminar bien. Ya veremos, que la liga pone a cada uno en su sitio.

Ir arriba