“La impaciencia del corazón” de Stefan Zwieg

Novela del escritor austriaco que es difícil olvidar. Con su estilo absorbente e implacable la historia se desarrolla como el trote de un caballo, que a su paso, nos va envolviendo en su ritmo. El tema es “la falsa compasión”. El teniente Hoffmiller, uno de los protagonistas es una buena persona, muy sensible, pero joven e inexperto, compasivo pero débil. Y será su falsa compasión la que le acarree la desgracia. La figura central de la novela, la enferma Edith Kekesfalva, con su agudeza inteligente le va tendiendo lazos, hasta que el teniente cae en la trampa y en la que ella misma se verá hecha añicos. Zweig describe la enfermedad de esta joven como un banderín de enganche para tiranizar ¿enamorar?, someter….Todas las personas que le rodean son como marionetas en manos de sus frágiles miembros tullidos. Sin embargo Stefan Z. nos demuestra una vez más la libertad de los sentimientos humanos que son indomables ante cualquier presión.

Con un estilo sobrio y elegante Zweig describe las contradicciones interiores de las personas, el miedo de Hofmiller al sufrimiento propio y al ajeno. Lo mejor de la historia es el dibujo del alma humana, se podría afirmar que el autor esculpe a sus personajes. En ocasiones nos parece ver gemir a Edith, su enfermedad nos tortura desde la primera página y, aunque el final es previsible, no por intuido, deja de hacernos mella. Sus muletas son el sonido de fondo que acompaña un amor imposible: “Tiene que ayudarla…sólo usted puede ayudarla, sólo usted…..” dice el señor Kekesfalva a Hofmiller.

El médico, Condor, representa la lucidez en este drama. Sabe mantener el sentido común y va reconduciendo, de algún modo, los conflictos. En cierto momento le explica al joven teniente: “Hay dos clases de piedad. Una, débil y sentimental, que en realidad sólo es impaciencia del corazón para liberarse lo antes posible de la penosa emoción ante una desgracia ajena, es una compasión que no es exactamente compasión, sino una defensa instintiva del alma frente al dolor ejeno. Y la otra, la única que cuenta, es la compasión desprovista de lo sentimental, pero creativa, que sabe lo que quiere y está dispuesta a aguantar con paciencia y resignación hasta sus últimas fuerzas e incluso más allá.”

El estallido de la Primera Guerra Mundial cierra las heridas del dilema interior y nos describe una segunda visión de la personalidad de Hofmiller.

También te puede interesar:   Comienza en Nueva York el rodaje de lo nuevo de Woody Allen

Una novela importante, tanto desde el punto de vista literario, como psicólogico, ya que nos muestra al hombre, sin velos ni tapujos, con sus aciertos y sus errores.

“La impaciencia del corazón”

Stefan Zweig

Narrativa Acantilado

  • Elisa I. Mellado

    Leí esta novela en mi juventud y me conmocionó su contenido. La sensibilidad de sus pesonajes y la crueldad del mundo que nos rodea me sirvió para abrir un poco los ojos, que aún tenía cerrados, y darme cuenta de las cosas que ocurrían a mi alrededor. Otras novelas como Cuerpos y Almas, Servidumbre Humana, Buenos días, tristeza, El abogado del diablo, en aquellas complicadas décadas de los 60 y 70 eran obras que teníamos al alcance y con su lectura aprendí a afrontar un poco mejor aquellos tiempos.

  • Isabel Mallen

    De este buen escritor que recomiendas he leído “Carta a una desconocida”, pero lo que más me sorprendió de él fue su determinación: combatió el nazismo y fue un declarado pacifista.
    La idea del suicidio siempre le rondó por la cabeza, se lo propuso a su primera mujer y lo consiguió con la segunda.
    A Zweig le gustaba citar la frase de su admirado maestro Montaigne: “Cuanto más voluntaria la muerte, más bella. La vida depende de la voluntad de los otros; la muerte de la nuestra”.
    Pero su suicidio podría ser calificado, y así él lo comentó de otros, como un “morir de guerra” porque las guerras no sólo traen consigo la muerte a los combatientes a los combatientes en los frentes de batalla.
    Gracias por tu post Reyes, me ha dado la oportunidad de redordarlo.

  • Isabel Mallen

    De este buen escritor que recomiendas he leído “Carta a una desconocida”, pero lo que más me sorprendió de él fue su determinación: combatió el nazismo y fue un declarado pacifista.
    La idea del suicidio siempre le rondó por la cabeza, se lo propuso a su primera mujer y lo consiguió con la segunda.
    A Zweig le gustaba citar la frase de su admirado maestro Montaigne: “Cuanto más voluntaria la muerte, más bella. La vida depende de la voluntad de los otros; la muerte de la nuestra”.
    Pero su suicidio podría ser calificado, y así él lo comentó de otros, como un “morir de guerra” porque las guerras no sólo traen consigo la muerte a los combatientes a los combatientes en los frentes de batalla.
    Gracias por tu post Reyes, me ha dado la oportunidad de recordarlo.

  • Isabel Mallen

    De este buen escritor que recomiendas he leído “Carta a una desconocida”, pero lo que más me sorprendió de él fue su determinación: combatió el nazismo y fue un declarado pacifista.
    La idea del suicidio siempre le rondó por la cabeza, se lo propuso a su primera mujer y lo consiguió con la segunda.
    A Zweig le gustaba citar la frase de su admirado maestro Montaigne: “Cuanto más voluntaria la muerte, más bella. La vida depende de la voluntad de los otros; la muerte de la nuestra”.
    Pero su suicidio podría ser calificado, y así él lo comentó de otros, como un “morir de guerra” porque las guerras no sólo traen consigo la muerte a los combatientes en los frentes de batalla.
    Gracias por tu post Reyes, me ha dado la oportunidad de recordarlo.

  • Juan Carlos Cuellar

    Nunca he estado tan inmerso en la lectura,como en este libro,que para mi ha sido mi libro favorito,estoy haciendo planes para volver a leerlo cuando lo encuentre,Se lo recomiendo a todo el que no lo haya leido

  • Ma. Elena Valencia

    Stefan Sweig es uno de mis escritores favoritos por su conocimiento del alma humana, su sensibilidad prodigiosa y su también prodigiosa sencillez, que es uno de los distintivos de los buenos escritores. Me encantó también 24 horas en la vida de una mujer.

  • lucia

    la verdad hace mucho tiempo que lei esta novela pero la ecuerdo mucho , el autor tiene el sentido del amor y lo redacta de una manera estupenda que te lleba de la mano hacia el ecenario de tal forma que piensas todo lo que el ser humano puede hacer por amor la verdad esta novela deja una hermosa huella en tu corazon

    felicidades buena novela

  • MARITINA

    Hablando con mi padre de 80 años sobre sus antepasadaos, me encontré que mi bisabuelo tuvo como novela favorita en los 1920’s Impaciencia del corazón. Era un adicto a leer a Zweig. Mi bisabuelo se suicidó también. Isabel Mallen, te adoro, me haz dado la clave de una respuesta a la vida de mi bisabuelo. Leere todos los libros de este hombre para dejar de juzgar a mi bisabuelo. Hubiera querido leerle esto a mi abuelo, su hijo pero ya murió. Lo compartiré con mis hermanos y con mi padre. Gracias Isabel. JAJAJA! mi bisabuela su esposa se llamaba Isabel. Oh my God! Linda coincidencia.

  • Ana Luz

    Una lectura conmovedora, la leí en la adolescencia, un regalo de mi padre. Deja un gran mensaje.

  • ana mercedes

    lei este libro cuando tenia 17 años, me lo llevo mi jefe que era en esa epoca una persona mayor a mi residencia ya que me recuperaba de una operacion. lo lei con tal emocion que lo llevo en mi corazon. Marco mi vida. Lo buscare y leere nuevamente.

  • Raul

    hace muchos años tuve la fortuna de tener ese libro en mis manos esa novela me dejo marcado para toda mi vida lo podría leer una y otra ves es de mis escritores favoritos a partir de ese libro …