antilia mumbai

Cuando te sorprendes sobre la gran cantidad de personal de servicio, que pueden llegar a necesitar algunos acomodados, quizá no debas sorprenderte tanto, porque hay algunas casas de lujo que requieren todo un plantel de cuidadores. Si una hay que necesita muchas personas, para mantenerla pulcra y ordenada, ésa es la casa más cara del mundo, Antilia. 600 personas se ocupan diariamente de mantener ordenada y limpia esta maravillosa mansión.

La misma está ubicada en el entorno de Mumbai, uno de los distritos más ricos de la India. Y aunque ya sabemos que en la India la riqueza es tan dispar como en otras latitudes, ésta se yergue orgullosa como el edificio más caro del mundoNada menos que 27 plantas la conforman, es una obra realizada por los arquitectos norteamericanos Perkins & Will. Y es la casa de habitación del millonario Mukesh y su familia. Un edificio tan perfecto también tiene una gran protección antisismo, así que podrá sobrevivir a un terremoto de 8 grados en la escala de Ritcher, una prevención que no está de más siendo India,  un lugar golpeado constantemente por la naturaleza.

Imagen: Vía

Sorprendentes características de la casa más cara del mundo, nada menos que 400.000 pies cuadrados (37.000 m 2 ) de espacio vital, plaza de aparcamiento para 168 coches, un piso destinado para el mantenimiento, 9 ascensores en el vestíbulo, tres helipuertos y una instalación de control de tráfico aéreo, centro  rehabilitación, estudio de yoga, teatro pequeño con un aforo para 50 en el octavo piso,  una piscina, tres pisos de jardines colgantes, y salón de baile.

También te puede interesar:   iPad de lujo por Stuart Hughes

Además, una sala de hielo infundido con copos de nieve hechos por el hombre, ornamentos  tallados a  mano  y pilares de mármol y piedras raras, una colección, considerada la  más grande del mundo de máquinas de coser antiguas. En medio de muchas controversias por el que algunos consideran mal uso del terreno, ilegalidad por el establecimiento de helipuertos  se dice que la casa ha costado 500 millones de dólares.

La casa no ha dejado de golpear sensibilidades, mientras que para uno es la imagen del triunfo empresarial, para otros es una bofetada de la opulencia de unos, en un país donde muchos niños no superan los 5 años por la desnutrición y otros tantos mueren en los llamados peores tugurios de Asia.