‘Kaboom’, la broma del apocalipsis

‘Kaboom’, la broma del apocalipsis 7

“Kaboom” es la onomatopeya que se usa en EEUU, esencialmente en los cómics, para simular el sonido de una explosión, y no es gratuito que Gregg Araki haya titulado así esta sorprendente película que ha sido una de las grandes sensaciones de estos primeros días en Sitges.

Kaboom, como bien indica su nombre, es una película explosiva en muchos sentidos, ya que no es parecida a nada que se haya visto hasta ahora. Kaboom juega a camuflar el género y desconcertar al personal, porque ya os lo digo, es im-po-si-ble adivinar hacia donde irá esta historia que únicamente se vive en presente.

Y se vive en presente porque es de genio apabullante, encantadora desde el primer minuto con una puesta escena exquisita y un bombardeo de locura que prácticamente provoca una risa con cada frase que suelta un personaje.

‘Kaboom’, la broma del apocalipsis 8

Kaboom es un vehículo intercinematográfico que nos lleva de una teenage movie, a una historia de brujas, vuelve a la comedia, se mete en una trama de sectas, sigue por una exploración de la sexualidad y termina en un largo etcétera de ingenio desbordante. En una palabra, impresionante.

Este presunto Donnie Darko 2.0 del siglo XXI es en realidad una orgía frenética de cine, absorbente y divertida que transgrede alegremente una gran cantidad de normas del séptimo arte, lo que la convierte en una obra de culto instantáneo del cine contemporáneo.

Ir arriba