Imagina un mundo en el que la Tierra esté amenazada por una raza de extraterrestres que se comunican por una especie de telepatía y a los que sólo puede vencerlos una persona preparada específicamente para ello, un genio de la estrategia militar. Imagina que se cría a los niños con ese propósito y que a los más especiales, los que demuestran las características aptas, se los educa desde pequeños en una academia militar en la que se les arrebata la infancia para enseñarlos a pensar como auténticos estrategas. Y piensa en un niño que destaca entre todos los demás.

Ese es el argumento de El juego de Ender, un libro publicado en 1985 por Orson Scott Card y que ha sido considerado una de las mejores novelas de ciencia ficción de todos los tiempos. Galardonado con los premios Hugo y Nébula, las más altas distinciones que pueden recibir las creaciones de la ciencia ficción, el libro se ha convertido en todo un clásico del género.

La historia, que comenzó como una novela corta y se convirtió en dos sagas de novelas, trata de la enseñanza, la educación militar y la desesperanza de una sociedad que se siente continuamente en peligro por una amenaza que no sabe cuándo llegará. El libro engancha al lector desde el primer capítulo y finaliza con un efecto espectacular que no deja indiferente a nadie.

La segunda parte, La voz de los muertos, reafirmó la maestría del autor al narrar la psicología de los personajes y su lucha desesperada por salir adelante en un mundo hostil.

Si después de leer los cuatro primeros libros te quedas con ganas, puedes continuar con la Saga de las Sombras, que vuelve a contar la historia desde un punto de vista externo al personaje, enriqueciendo el relato con todo lujo de detalles que en la primera lectura se nos habían escapado.

También te puede interesar:   Historia de un bombero