Incorporación de las personas mayores al mundo digital: Avances y desafíos

La integración de las personas mayores en la era digital representa un desafío significativo en España. Aunque el uso de Internet entre los ciudadanos de 65 a 74 años muestra un crecimiento notable, el segmento de más de 75 años aún presenta una baja tasa de conexión. Este panorama destaca la importancia de reducir la brecha digital, especialmente entre los grupos de mayor edad.

Uso de Internet en la Población Mayor

Según el informe «Envejecimiento en red» del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), el 76% de los españoles entre 65 y 74 años han accedido a Internet recientemente, un dato que refleja un progreso gradual en la inclusión digital. Sin embargo, solo el 36% de los mayores de 75 años se conecta a la red, aunque esta cifra representa una mejora respecto al 23% registrado en 2019.

Desarrollo de Tecnologías Adaptadas

Ante este escenario, surge la necesidad de crear tecnologías y dispositivos adaptados a las personas mayores. Jorge Álvarez, CEO de SaveFamily, subraya la importancia de diseñar herramientas accesibles y sencillas de manejar que atiendan las necesidades específicas de este grupo. Los smartwatches de teleasistencia, por ejemplo, ofrecen funcionalidades prácticas como llamadas, videollamadas, GPS, recordatorios de medicación y monitorización de constantes vitales, representando una alternativa más manejable que los teléfonos móviles.

Seguridad y Teleasistencia

La seguridad es otro factor clave en la adopción tecnológica por parte de los mayores. Muchos perciben Internet como una fuente potencial de contenido peligroso y fraudulento. Los relojes inteligentes proporcionan una conexión segura y tranquilizan a familiares y cuidadores, garantizando que los mayores estén bien y hagan un uso adecuado de la tecnología.

Perfil del Usuario y Beneficios de la Teleasistencia

El usuario medio de estos dispositivos suele ser una persona mayor o dependiente que vive sola o pasa mucho tiempo sin compañía. Estos dispositivos no solo ofrecen localización y control de constantes vitales, sino que también incluyen funciones de emergencia como botón de SOS y aviso de caídas. Según Álvarez, el objetivo es mejorar la autonomía y seguridad diaria de los mayores, al tiempo que se facilita la conciliación laboral y personal de los cuidadores.

En resumen, el avance tecnológico y la inclusión digital de las personas mayores en España es un proceso en curso que requiere de soluciones innovadoras y accesibles. Los dispositivos de teleasistencia emergen como una herramienta clave para acortar la brecha digital y mejorar la calidad de vida de este segmento de la población.

Scroll al inicio