Historias de Warhammer (parte IV)

Con este post terminamos la primera sección de «Historias de Warhammer», espero que os haya gustado leerla tanto como a mi escribirla, si tenéis una sugerencia con cualquier historia futura ponerla en los comentarios y haremos lo que podamos. Os dejo con el final de la historia de Grimbo, el jóven matador:

Todos los enanos de Karak Ocho Picos habían advertido a Grimbo de la locura que suponía adentrarse en la fortaleza del Rey Goblin, Grog el Gordo, él solo con su regimiento de files matadores.  Las palabras del consejo eneno habían sido: -. «Grimbo, estas delirando, necesitaríamos dos ejércitos enteros para tomar el castillo de los Goblins, y ni aun así tendríamos garantías, por más fiel que sea tu horda de matadores moriréis todos sin lugar a duda, no vayas«.

matador

Grimbo había desobedecido a todos los consejos y ahora se encontraba ahí, solo y escondido dentro del Castillo del Goblin más gordo, terrible y hambriento de los últimos tiempos.

El enano echo la vista atrás y contempló una escena abominable: Todos los enanos estaban muertos o gravemente heridos a excepción de Orardo que esaba siendo torturado con lanzas y redes que lo arrastraban por todo el pabellón…

Un sentimiento de culpabilidad se apoderó del enano ante lo cual se lanzó precipitadamente contra el trono de Grog, buscando la muerte, todo para comprobar que al llegar a este no había nada más que un muñeco de paja y vestido con ropa hecha jirones.

En enano vaciló por un momento y antes de que pudiera reaccionar una flecha envenenada le atravesó el corazón desde la espalda.

También te puede interesar:   Tim Burton produce 'Abraham Lincoln: Vampire Hunter'

La vista le comenzaba a ser borrosa… el veneno alucinójeno empezaba a hacer efecto…

«¡¡Grimbo!!» Grito Orardo el cual se había escapado, «¡¡Acabo de encontrar la celda de la princesa Lian y está vacía, además las paredes de la galería estan llenas de inscripciones en piedra dando instrucciones para encontrarla!!» ¡La princesa se ha escapado!

Grimbo

Grimbo no alcanza a saber si lo que está escuchando por parte de ese malherido Orardo es una visión debida al veneno o es la realidad…

Oscuridad en sus ojos…

Grimbo trata de hacer un último esfuerzo en discernir si esas palabras son reales o solo es una alucinación…

No lo consigue y cae muerto en el suelo, justo antes de que un Garrapato Gigante Carnívoro se avalance contra su cuerpo con las risas del Rey Grog el gordo sonando por detrás de la bestia.

the end

 

Artículo anteriorEspectacular inscripción a la maratón de Madrid
Artículo siguienteUn iPhone de bajo coste ¡Vuelven los rumores!