Más días del Hermitage en el Prado

El Museo Nacional del Prado ha prorrogado hasta el 8 de abril El Hermitage en el Prado, exposición patrocinada por la Fundación BBVA que muestra, a través de nueve secciones, 179 joyas de la historia del arte procedentes del State Hermitage Museum de San Petersburgo, para muchos, el museo más importante del mundo tanto por la calidad de sus colecciones como por el valor histórico de quienes las conformaron.

Después del éxito cosechado con la muestra celebrada en San Petersburgo El Prado en el Hermitage (entre febrero y mayo de 2011), esta exposición configura un fastuoso epílogo que cierra un año de trabajo conjunto entre ambas instituciones y que, además, pone de relieve el poder patrimonial y cultural de ambos países.

Así como el Prado evidenció en territorio ruso la riqueza y el afán coleccionista de sus monarcas a lo largo de la historia mediante el préstamo de obras de sus más renombrados artistas, el Hermitage ha cedido algunas de sus piezas maestras para que los espectadores entiendan la relevancia que los monarcas-emperadores (en el caso de Rusia, zares) han tenido como coleccionistas o, lo que es lo mismo, la relevancia histórica que han tenido como fundadores de museos.

El principal objetivo de la exposición es acercar a nuestro país una panorámica de las ingentes colecciones del museo ruso, cuyos fondos suponen un verdadero paradigma en la historia de la museografía y el coleccionismo. Hay que recordar que el Hermitage está formado por un conjunto de seis edificios históricos, parte de los cuales fueron hogar de los zares de Rusia.

Sin duda, el Hermitage cumple muy bien su papel referencial a la hora de explicarnos qué es un museo, ya que se trata de un inmenso «libro pétreo» en el cual caben todos (o casi todos) los saberes estéticos, es decir, que se trata de un museo enciclopédico donde se reúnen de manera ordenada muchas de las más importantes manifestaciones artísticas de Oriente y Occidente.

Entre los más de tres millones de obras de arte que atesora podemos encontrar piezas que van desde la Prehistoria hasta las vanguardias del siglo XX, todas ellas significativas.

En este sentido, El Hermitage en el Prado cumple las expectativas ofreciendo una selección de arte inigualable: «Es la primera vez que un conjunto tan numeroso y tan significativo de piezas del museo ruso se expone en España, y la selección, formada por más de un centenar y medio de obras, da una idea muy precisa y muy sugerente de la riqueza de sus colecciones».

En cuanto al arte contemporáneo el Prado cuenta para esta exposición con obras capitales de artistas rusos del siglo XX como Kandinsky y Malévich, ambos decididamente volcados a la abstracción geométrica. El espectador podrá comprobar, después de ver Composición VI (1913) de Kandinsky y Cuadrado negro (1932) de Malévich, cómo el gran mosaico que es el arte ruso termina por encontrarse con sus propios orígenes: nada

Sin duda se trata de una ocasión única para todo aquel que aún no haya disfrutado de la ocasión de tener el Hermitage en España; es un acontecimiento que vale la pena aprovechar.

Más días del Hermitage en el Prado 5

Ir arriba