‘Hanna’, «los niños crecen»

'Hanna', "los niños crecen" 9

Ver Hanna es como dar un salto en el tiempo y recuperar de algún modo los cineastas de la Generación Perdida, directores como Nicholas Ray, John Houston, Joseph Mankiewicz o Richard Brooks, que hacían cine de género con un toque muy personal y eran capaces de evocar sus inquietudes llevándose a su terreno guiones para serie B para definir un estilo propio y una autoría oculta tras el oficio estricto.

Joe Wright, conocido hasta ahora por ser el director de Orgullo y Prejuicio y Expiación, hace su primera incursión en el cine de acción con este cuento de hadas convertido en thriller de alto voltaje que resulta especial porque no está hilado entorno a ningún leitmotiv más allá del relato en sí, ya que los protagonistas no persiguen un objetivo concreto e incluso se prescinde del tentador uso del macguffin para distraer la atención.

'Hanna', "los niños crecen" 10

Hanna es un ejercicio de estilo puro y duro, un lujo hipnótico marcado sobretodo por una banda sonora electrizante de la mano de los Chemical Brothers, un manejo increíble del plano secuencia, en el que Joe Wright aborda de nuevo temas comunes en su filmografía, esta vez sin mujeres encorsetadas ni romances accidentados, pero sí con una estructura simétrica basada en un principio poderoso y un cierre a la altura.

La cuestión de fondo es el alcance de la madurez expresada a través de una metáfora animal, de una verdadera lucha por la supervivencia, en la que una chica alcanza el estado de madurez óptimo para romper lazos familiares y enfrentarse al mundo por sí sola. Al igual que en sus dos anteriores películas el filtro entre la historia y el público es la mirada inocente de la chica que descubre la realidad por sí misma, y el mundo por el que se mueve Hanna lo vemos tal y como lo percibe ella: violento, loco y terriblemente ruidoso, pero con un punto de fantasía.

El director parece haber encontrado en Saoirse Ronan el rostro angelical perfecto para este tipo de personaje que combina inocencia y un punto de salvajismo. Joe Wright repite con la joven actriz tras Expiación y ella aprovecha la oportunidad para demostrar su valía sacando jugo de este papel complicado con el que demuestra que sabe interpretar a la vez que corre y dispara; lleva la película a cuestas y condensa en su personaje toda la energía que transmite el filme.

'Hanna', "los niños crecen" 11

Ir arriba