Haciendo referencia a una obra citada ayer, nos centraremos en Francisco de Goya, artista de la era de la Ilustración, que no se podría encasillar en un estilo concreto; se considera el iniciador del Romanticismo y el precursor de las vanguardias pictóricas del siglo XX en España. Analizando la temática de esta obra, se dice que es un anticipo del surrealismo. Evidentemente, lo que se quiere decir es que se aproxima a él por el contenido, no por el estilo, pero, aun así, el significado lo podremos encontrar en el propio título sin buscarle un sentido oculto.

El sueño de la razón produce monstruos, un título tan extraordinario como la obra, cuyas interpretaciones son varias: el subconsciente de la razón, que libera monstruos mientras duerme, la representación de los monstruos de la sociedad del momento, destacando el poder de la razón sobre las tinieblas de la ignorancia… Se trata de teorías que no parecen una crítica propia a la razón, que es de lo que se trata. Cuando leemos “el sueño de la razón produce monstruos”, lo primero que podemos pensar es en el propio cansancio de la razón, no mientras duerme. La Ilustración es una época de glorificación del pensamiento, del ser humano, del saber, de la razón. El cristianismo se hace a un lado, Dios deja de ser el centro entorno al cual se organiza la sociedad, aparecen las leyes, el ciudadano, el Estado. Pero, sin embargo, aquello de lo que se alardea, el progreso de la sociedad, fundamentada en la razón, conlleva su peligro. La degeneración del mundo ilustrado, el cansancio de la razón, el desgaste de ese mundo… pueden producir monstruos, hechos de cosas terribles, desde el surgimiento de la Revolución Francesa, el Reinado del Terror, la Guerra de Independencia Española… Se fundamenta en una crítica a la sociedad, víctima de su prosperidad.

También te puede interesar:   Otro Munch robado en Oslo

Es decir, un período en el que, por debajo del progreso, se ve un mundo negro y caótico, y Goya fue quien de observarlo y plasmarlo en papel, haciendo una dura crítica. Por lo tanto, Goya no puede ser más histórico y reflexivo en su temática, utilizando representaciones metafóricas de los sueños…sus obras tienen una carga realista, un modo romántico y una crítica profunda.