Entrevista a Jaume Collet-Serra, director de ‘Sin Identidad’

Entrevista a Jaume Collet-Serra, director de 'Sin Identidad' 5

La semana pasada tuvimos la oportunidad de entrevistar a Jaume Collet-Serra, director de la recién estrenada Sin Identidad (podéis leer mi crítica aquí), que tiene el honor de ser el primer director español en alcanzar el número uno en la taquilla americana. Aunque fue un encuentro bastante breve, Jaume se explayó bastante y tuvimos tiempo de hablar de la película, de su trayectoria y de sus proyectos futuros, de sus próximas películas, de la actualidad del cine español y sobre su productora Ombra Films que ha fundado junto a Juan Sola para promocionar a profesionales españoles.

¿Cómo te sientes al ser el primer español en conseguir un número uno en la taquilla estadounidense?

Es importante porque es algo muy difícil, y era mi primera oportunidad para poder llegar allí, ya que mis anteriores trabajos fueron películas de género que tuvieron la mala suerte de salir en mala época: en verano, con todos los blockbusters. Esta, a parte de tener una estrella (Liam Neeson), que la gente tenía ganas de ver en un papel parecido a Venganza, también la sacaron en un buen fin de semana, para intentar ser número uno.

Además, también está gustando mucho.

Sí, también. Además no es una secuela ni un Harry Potter, así que la película tiene que gustar porque sólo con publicidad no llegas a número uno, hace falta también la ayuda de la crítica.

¿Has tenido libertad creativa a la hora de dirigir la película?

La libertad creativa ha sido absoluta, no he tenido ningún problema de producción. Es mi cuarta película, la tercera con Joel Silver, y me la he ganado, por esto sigo trabajando con él. En La Casa de Cera no tenía libertad, y por esto estaba Paris (Hilton). En La Huérfana tuve que luchar mucho y tuve muchos problemas, sobretodo después del rodaje, pero al final luché y me gané la confianza para hacer esta película. Todavía no tengo un corte final, esto no me lo he ganado, pero Joel no toca un frame sin consultármelo.

Siempre has querido trabajar en Hollywood y has trabajado allí, pero a pesar de todo, ¿reconoces influencias del cine europeo?

Supongo. Es que el cine español que me gusta es Buñuel, y en este sentido poco tengo que aportar. Mi influencia principal es mucha gente de mi generación, principalmente los blockbusters de gente como Steven Spielberg. Soy fan de Hitchcock, de Polanski, de Scorsese…sobretodo porque tienen un arte con la cámara impresionante y sobretodo la capacidad para transmitir una profundidad psicológica que va más allá de la trama y de los cuatro tiros de siempre.

Creo que hacer una película comercial y hacer una buena película no está reñido y los americanos hacen esto mejor que nadie. Y esto es lo que quiero. A lo mejor algún día hago una película personal que no le interesa a nadie, pero esto también tienes que ganártelo. Bastante difícil es hacer cine y no todos somos Orson Welles y sacamos una obra maestra a los 16 años.

¿Cómo es trabajar con los profesionales que has trabajado en Sin Identidad?

Pues muy fácil. El guión y el casting lo son todo. He podido hacerme mío el guión y he tenido suerte porque el casting es el que quería, cosa que no siempre es posible. Tanto aquí como en La Huérfana he podido contar con actores maravillosos y en este caso el hecho de que Liam quisiera hacer la película ha sido clave. Sin Liam no podría haber conseguido a Bruno Ganz, que era mi sueño para interpretar ese papel, y esto no lo ha hecho por dinero. Luego Frank Langella quería trabajar con Bruno Ganz, y así sucesivamente.

Los actores hablan entre ellos, hablan de ti, y es importante que quieran trabajar contigo. Tienes que ser bueno, ser duro, tienes que ser el director, no un amigo, hay que tener personalidad y saber lo que estás haciendo. Esto los actores lo perciben y lo valoran, saben si eres un director de verdad o si has llegado ahí porque has tenido suerte.

¿Si pudieras escoger un actor o actriz favorito quién sería?

Me gustaría trabajar con Cate Blanchett, de los que no he trabajado, pero de los que he trabajado repetiría con muchos.

¿Tienes ya proyectos en mente y te has planteado rodar en 3D? ¿Es el 3D lo que busca la gente?

Yo rodaría con el teléfono, o sea que…Además, la gente busca lo que se le educa que busque. No es que cambien de opinión de repente. Esto es gente que se sienta alrededor de una mesa y decide qué hacemos para ganar más dinero, para que no nos pirateen las películas, y por esto se están haciendo películas que se tienen que ver en cine, con más énfasis en lo visual que en el guión, y contratan a directores con más técnica. Rodar en 3D es una técnica más, y la técnica tiene que ser adecuada para la historia que estás contando.

¿Y como próxima película tienes Harker, no?

Sí, estamos escribiendo el guión ahora mismo. Es un guión complicado porque queremos hacer una nueva versión de Drácula que realmente es muy poco respetuosa con el libro, así que la gente me va agobiar, pero que es un golpe de efecto sobre el mundo este de los vampiros. Hay un grupo de personas, de fans, que estamos un poco hartos de del vampirito de 13 años heterosexual. Queremos algo un poco más friki, más bestial y que de miedo de verdad, que no sea tan romántico. Queremos sacar un Drácula, es la idea. DiCaprio y su compañía (Appian Way) son fans de Drácula, se acercaron a mí y vendimos la idea a Warner Bros, y ahora trabajamos en el guión para rodar el año que viene y que salga en 2013.

No obstante es posible que haga otra película antes que esta y hay un par de cosas. Hay un remake del Círculo Rojo, una obra maestra francesa por la que la gente me va a agobiar también, porque no tiene nada que ver con la original –para empezar será en Hong Kong-, pero el guión es bueno. Se trata de reimaginarla.

Viendo Sin Identidad, me ha dado la sensación que era como ver Frenético (Roman Polanski, 1988) convertida en thriller de acción. ¿Está hecho aposta?

No, no está hecho aposta, pero Sin Identidad si que pilla inconscientemente de varias películas de este género que han habido a lo largo de la historia. Las películas de género se roban unas a otras constantemente, son muy iguales. En los thrillers hay obras maestras, y tú buscas recursos de guión que puede que coincidan, muchas veces inconscientemente, con otra película. Pero nuestra película está basada en un libro, y el planteamiento sale de ahí, así que no nos fijamos en Frenético. Aunque me encanta.

Háblanos de Ombra Films. Cómo surgió la idea, qué patrones seguirá…

La idea es ser un puente es ser un puente entre Hollywood y España, acercarlas mutuamente. Queremos hacer una base aquí, colaborar con esta nueva ola de realizadores españoles, que tienen mucho talento, sobretodo en las películas de género. Yo quiero traer guiones americanos y actores americanos que trabajen con la gente de aquí. Y si funciona, haremos proyectos cada vez más grandes.

Hay una gran tradición de cine en España, las nuevas generaciones están influenciadas por el cine americano, y es triste que seamos cuatro los que estamos por ahí haciendo películas cuando podrían ser muchos más.

¿Hay, pues, una falta de oportunidad aquí?

Totalmente, y en países como EEUU está la falta de talento. Se necesitan el uno al otro. Hoy en día las películas son más internacionales, estamos acostumbrados a esto, y son más fáciles de financiar porque te ofrecen dinero de varios lugares y gustan más, porque más gente se identifica más con ellas.

¿Esto responde a una falta de estructura industrial aquí en España, a una intención de crear una cantera?

Yo creo que la cantera está, yo no he tenido nada que ver, hay una escuela aquí en Barcelona (el ESCAC) que ha sacado grandes directores y hombres como Guillermo del Toro que han venido a producir aquí con ellos. Simplemente falta más de esto, más películas con salida comercial internacional.

¿Te gusta el cine de género que se hace en España?

Tuve la oportunidad de ser juez en Sitges y vi lo que se estaba haciendo aquí. Hay un nivel técnico impresionante, pero hay una falta de visión comercial de los productores, porque están dejando que películas con grandes ideas se pierdan en la segunda parte de la película. Hay errores básicos que afectan a que esta película pueda ser exitosa aquí o en otro país. A veces grandes películas se convierten en cortos alargados, se pierden hacia el final, y esto es culpa del productor, que aquí o se desentiende creativamente o si mete mano, es para poner un problema. Un productor tiene que saber de cine, y tiene que hacerla comercial sin que sea una mala película. Yo lo que he visto es que aquí muchos no tienen claro qué tipo de película están haciendo.

 

Aprovecho para mandar un saludo desde aquí a los compañeros de Tublogdecine, BlackHoleCinema, Psicocine y Ràdio Sant Andreu, con quienes compartimos la charla con Jaume Collet-Serra.

 

 

La semana pasada tuvimos la oportunidad de entrevistar a Jaume Collet-Serra, director de la recién estrenada Sin Identidad (podéis leer mi crítica aquí), que tiene el honor de ser el primer director español en alcanzar el número uno en la taquilla americana. Aunque fue un encuentro bastante breve, Jaume se explayó bastante y tuvimos tiempo de hablar de la película, de su trayectoria y de sus proyectos futuros, de sus próximas películas, de la actualidad del cine español y sobre su productora Ombra Films que ha fundado junto a Juan Sola para promocionar a profesionales españoles.

¿Cómo te sientes al ser el primer español en conseguir un número uno en la taquilla estadounidense?

Es importante porque es algo muy difícil, y era mi primera oportunidad para poder llegar allí, ya que mis anteriores trabajos fueron películas de género que tuvieron la mala suerte de salir en mala época: en verano, con todos los blockbusters. Esta, a parte de tener una estrella (Liam Neeson), que la gente tenía ganas de ver en un papel parecido a Venganza, también la sacaron en un buen fin de semana, para intentar ser número uno.

Además, también está gustando mucho.

Sí, también. Además no es una secuela ni un Harry Potter, así que la película tiene que gustar porque sólo con publicidad no llegas a número uno, hace falta también la ayuda de la crítica.

¿Has tenido libertad creativa a la hora de dirigir la película?

La libertad creativa ha sido absoluta, no he tenido ningún problema de producción. Es mi cuarta película, la tercera con Joel Silver, y me la he ganado, por esto sigo trabajando con él. En La Casa de Cera no tenía libertad, y por esto estaba Paris (Hilton). En La Huérfana tuve que luchar mucho y tuve muchos problemas, sobretodo después del rodaje, pero al final luché y me gané la confianza para hacer esta película. Todavía no tengo un corte final, esto no me lo he ganado, pero Joel no toca un frame sin consultármelo.

Siempre has querido trabajar en Hollywood y has trabajado allí, pero a pesar de todo, ¿reconoces influencias del cine europeo?

Supongo. Es que el cine español que me gusta es Buñuel, y en este sentido poco tengo que aportar. Mi influencia principal es mucha gente de mi generación, principalmente los blockbusters de gente como Steven Spielberg. Soy fan de Hitchcock, de Polanski, de Scorsese…sobretodo porque tienen un arte con la cámara impresionante y sobretodo la capacidad para transmitir una profundidad psicológica que va más allá de la trama y de los cuatro tiros de siempre.

Creo que hacer una película comercial y hacer una buena película no está reñido y los americanos hacen esto mejor que nadie. Y esto es lo que quiero. A lo mejor algún día hago una película personal que no le interesa a nadie, pero esto también tienes que ganártelo. Bastante difícil es hacer cine y no todos somos Orson Welles y sacamos una obra maestra a los 16 años.

¿Cómo es trabajar con los profesionales que has trabajado en Sin Identidad?

Pues muy fácil. El guión y el casting lo son todo. He podido hacerme mío el guión y he tenido suerte porque el casting es el que quería, cosa que no siempre es posible. Tanto aquí como en La Huérfana he podido contar con actores maravillosos y en este caso el hecho de que Liam quisiera hacer la película ha sido clave. Sin Liam no podría haber conseguido a Bruno Ganz, que era mi sueño para interpretar ese papel, y esto no lo ha hecho por dinero. Luego Frank Langella quería trabajar con Bruno Ganz, y así sucesivamente.

Los actores hablan entre ellos, hablan de ti, y es importante que quieran trabajar contigo. Tienes que ser bueno, ser duro, tienes que ser el director, no un amigo, hay que tener personalidad y saber lo que estás haciendo. Esto los actores lo perciben y lo valoran, saben si eres un director de verdad o si has llegado ahí porque has tenido suerte.

¿Si pudieras escoger un actor o actriz favorito quién sería?

Me gustaría trabajar con Cate Blanchett, de los que no he trabajado, pero de los que he trabajado repetiría con muchos.

¿Tienes ya proyectos en mente y te has planteado rodar en 3D? ¿Es el 3D lo que busca la gente?

Yo rodaría con el teléfono, o sea que…Además, la gente busca lo que se le educa que busque. No es que cambien de opinión de repente. Esto es gente que se sienta alrededor de una mesa y decide qué hacemos para ganar más dinero, para que no nos pirateen las películas, y por esto se están haciendo películas que se tienen que ver en cine, con más énfasis en lo visual que en el guión, y contratan a directores con más técnica. Rodar en 3D es una técnica más, y la técnica tiene que ser adecuada para la historia que estás contando.

¿Y como próxima película tienes Harker, no?

Sí, estamos escribiendo el guión ahora mismo. Es un guión complicado porque queremos hacer una nueva versión de Drácula que realmente es muy poco respetuosa con el libro, así que la gente me va agobiar, pero que es un golpe de efecto sobre el mundo este de los vampiros. Hay un grupo de personas, de fans, que estamos un poco hartos de del vampirito de 13 años heterosexual. Queremos algo un poco más friki, más bestial y que de miedo de verdad, que no sea tan romántico. Queremos sacar un Drácula, es la idea. DiCaprio y su compañía (Appian Way) son fans de Drácula, se acercaron a mí y vendimos la idea a Warner Bros, y ahora trabajamos en el guión para rodar el año que viene y que salga en 2013.

No obstante es posible que haga otra película antes que esta y hay un par de cosas. Hay un remake del Círculo Rojo, una obra maestra francesa por la que la gente me va a agobiar también, porque no tiene nada que ver con la original –para empezar será en Hong Kong-, pero el guión es bueno. Se trata de reimaginarla.

Viendo Sin Identidad, me ha dado la sensación que era como ver Frenético (Roman Polanski, 1988) convertida en thriller de acción. ¿Está hecho aposta?

No, no está hecho aposta, pero Sin Identidad si que pilla inconscientemente de varias películas de este género que han habido a lo largo de la historia. Las películas de género se roban unas a otras constantemente, son muy iguales. En los thrillers hay obras maestras, y tú buscas recursos de guión que puede que coincidan, muchas veces inconscientemente, con otra película. Pero nuestra película está basada en un libro, y el planteamiento sale de ahí, así que no nos fijamos en Frenético. Aunque me encanta.

Háblanos de Ombra Films. Cómo surgió la idea, qué patrones seguirá…

La idea es ser un puente es ser un puente entre Hollywood y España, acercarlas mutuamente. Queremos hacer una base aquí, colaborar con esta nueva ola de realizadores españoles, que tienen mucho talento, sobretodo en las películas de género. Yo quiero traer guiones americanos y actores americanos que trabajen con la gente de aquí. Y si funciona, haremos proyectos cada vez más grandes.

Hay una gran tradición de cine en España, las nuevas generaciones están influenciadas por el cine americano, y es triste que seamos cuatro los que estamos por ahí haciendo películas cuando podrían ser muchos más.

¿Hay, pues, una falta de oportunidad aquí?

Totalmente, y en países como EEUU está la falta de talento. Se necesitan el uno al otro. Hoy en día las películas son más internacionales, estamos acostumbrados a esto, y son más fáciles de financiar porque te ofrecen dinero de varios lugares y gustan más, porque más gente se identifica más con ellas.

¿Esto responde a una falta de estructura industrial aquí en España, a una intención de crear una cantera?

Yo creo que la cantera está, yo no he tenido nada que ver, hay una escuela aquí en Barcelona (el ESCAC) que ha sacado grandes directores y hombres como Guillermo del Toro que han venido a producir aquí con ellos. Simplemente falta más de esto, más películas con salida comercial internacional.

¿Te gusta el cine de género que se hace en España?

Tuve la oportunidad de ser juez en Sitges y vi lo que se estaba haciendo aquí. Hay un nivel técnico impresionante, pero hay una falta de visión comercial de los productores, porque están dejando que películas con grandes ideas se pierdan en la segunda parte de la película. Hay errores básicos que afectan a que esta película pueda ser exitosa aquí o en otro país. A veces grandes películas se convierten en cortos alargados, se pierden hacia el final, y esto es culpa del productor, que aquí o se desentiende creativamente o si mete mano, es para poner un problema. Un productor tiene que saber de cine, y tiene que hacerla comercial sin que sea una mala película. Yo lo que he visto es que aquí muchos no tienen claro qué tipo de película están haciendo.

Aprovecho para mandar un saludo desde aquí a los compañeros de Tublogdecine, BlackHoleCinema, Psicocine y Ràdio Sant Andreu, con quienes compartimos la charla con Jaume Collet-Serra.

Ir arriba