Como lo oyes. No hace mucho Chanel lanzaba unos tatuajes de quita y pon, muy glamourosos, pero que en comparación con esto, se han quedado “en nada”. Y es que este tatuaje que ves es el más caro del mundo.

La verdad es que es realmente impresionante, eso no hay quien lo niegue. 

Y es que el tatuaje en cuestión lleva 612 diamantes de 0,5 quilates, lo que supone un coste de nada más y nada menos que 924.000 dólares.

Los diamantes van colocados uno a uno sobre la piel, pegados con un pegamento especial al agua, un laborioso trabajo que en el caso concreto de este tatuaje cuesta unas ocho horas. Vamos, que entre los diamantes y el rato que cuesta, no es de extrañar que sea tan caro.

Se trata de una idea de Shimansky, que sin duda va a tener muchas seguidoras.

Vía| Deluxe blog

También te puede interesar:   Un reloj único de Davidoff