En este 2011 cumplimos con mi esposo 20 años de casados, de feliz matrimonio. Como la ocasión, y mi esposo también, lo merece, he decidido festejarlo a lo grande, con un viaje inolvidable para los dos. Ya es hora de gastarnos los pocos ahorrillos que tenemos, así que no voy a escatimar en gastos.

Decidí pedirle ayuda a mi amigo Google, y empezar la búsqueda a todo trapo, insertando en su buscador la siguiente frase: ‘el mejor hotel del mundo’. Resultado: Burj al Arab.

Las imágenes hablaban por si solas. Si quería romanticismo e intimidad, mejor que esto no podía ser!!! Es un hotel construido sobre una isla artificial, a 280 m del Golfo Pérsico, en Dubái, Emiratos Árabes Unidos. Se ha tardado 5 años en construir, la isla primero y el hotelito después. En 1999 fue su inauguración.

El primer problema que me surge, es que son 60 plantas, y con lo que yo sufro de vértigo donde me toque de la planta 5 para arriba ya vamos apañados. Es tal el lujo de este mega hotel, que se ha inventado una nueva calificación: es el primer y único hotel de siete estrellas, parece que con seis no llegaba. Tiene 202 suites, la pequeña mide 169 metros cuadrados, y se estarán preguntando si así es la pequeña, como será la grande!!!! Les cuento, la grande, la bigroom, tiene la friolera de 780 metros cuadrados, casi como las grandes superficies comerciales que tenemos en nuestro país.

Aparte de los típicos casinos, restaurantes, spa y gimnasios que se pueden disfrutar en los hoteles de cinco estrellas, este tiene su propio cine, y como no podía ser de otra manera, no puede haber un hotel construido en el mar, que no tengo su restaurante submarino.

También te puede interesar:   Dubai, el paraíso del lujo, abre más hoteles

Si a usted lo invitan a almorzar o a cenar en el Al Mahara, vaya preparando la escafandra. Se trata de un restaurante pecera, por llamarlo de alguna manera. Mientras devora los exquisitos manjares del Golfo, mejor no preguntar precios, tiene la posibilidad de saludar detrás del cristal a los tiburones, que como dice el tango, lo miran con la ñata pegada contra el vidrio.

La noche le sale a 30000 dólares, pero tranquilo, que esa es la habitación cara, la barata solo cuesta 1500.

De momento voy a seguir buscando, ya que el viaje en avión hasta Dubái no me hace mucha gracia, aparte he visto un hotelito muy lindo, aquí en Pontevedra, y el dueño es amigo, seguro que me hace precio.

Fuente: jumeirah