Burj Al Arab Dubai

Cierto es que hoy en día alojarse en un hotel, con la crisis económica, ya representa todo un lujo por modesto que sea. Pero no todos tienen que cuidarse de pagar las cuentas a fin de mes, porque viven con muchas posibilidades económicas, posibilidades de alojarse en un hotel de lujo como el  Burj Al Arab, considerado hoy en día el hotel más lujoso del mundo, o al menos en el top entre los más selectos alojamientos alrededor del planeta.

Este es un hotel de lujo con una altura de 321 metros, siendo el tercer hotel más alto de todo el mundo, si los paisajes fascinan a los turistas, este hotel de lujo en Dubai es un paisaje de ensueño, porque el mismo está situado  en el mar, sobre una isla artificial  a 270 metros de la playa en el Golfo Pérsico. Su forma evoca una  embarcación a vela, diseñado tan cuidadosamente que su sombra no cubre la playa  frente a la que se alza.

Es tan lujoso que  está decorado con mármol de Macael, terciopelo y hojillas de oro, con un original vestibulo con brillantes colores en el techo y fuentes de aguas danzantes de luces multicolores así como muchos acuarios, además  tiene un helipuerto,  202 habitaciones en Suite, el costo del alojamiento se sitúa  entre los $1,000 y los $27,000 por noche.

Si las habitaciones son de ensueño, en el  Burj Al Arab hay muchas más cosas fascinantes, como los nueve restaurantes, entre los que destacan el Al Mahara, construido ubicado bajo el mar,  con un vitral en forma de acuario,  pero si lo tuyo es la altura, entonces elige el Al Muntaha,  a 200 metros de altura, con  vista panorámica de la ciudad de Dubá, y al que subes a  través de un elevador panorámico.

También te puede interesar:   LG y sus televisiones 3D

El único hotel de siete estrellas en el mundo,  destina un  Rolls Royce Silver Seraph para su transporte, a los clientes, y además tiene en su plantilla personal de todo el mundo, lo que permite que en el mismo se atienda a los clientes en su idioma, porque se habla en el hotel por parte del personal 80 idiomas.

Imagen: Vía