El Dacia Sandero desde el SIAM 2008

En un principio todos creíamos que el restyling del Dacia Logan iba a ser presentado en el Salón de Madrid, pero desafortunadamente no fue así. Los modelos que sí que llevó son el Logan en todas sus variantes sin ninguna novedad y el Sandero. La versión «utilitario» del sedán se veía por primera vez con el logotipo de Dacia en el frontal, ya que hasta hace pocos meses sólo lo conocíamos bajo la marca Renault.

El Dacia Sandero, un utilitario de bajo coste

El nuevo Dacia Sandero incorpora la parrilla que llevará el Logan rediseñado. Ésta incluye la renovación del emblema de Dacia, que cambia su escudo azul por un logotipo de diseño actual con toques cromados. Una de sus mejores bazas es el precio, que partirá de los 7.700 €.

El acabado más bajo, el Base, incluirá airbag del conductor, ABS y asiento posterior abatible. El acabado inmediatamente superior, el Ambiance, complementa el equipamiento anterior con dirección asistida, radio, cierre centralizado, ruedas con tapacubos, molduras laterales y luz en el maletero.

La parte trasera no es lo mejor del coche

Y por último tenemos el Laureate, que con un precio de 9.900€ ofrecerá, además de todo lo dicho anteriormente, aibargs frontales y laterales delanteros, faros antiniebla, elevalunas eléctricos delanteros, parrilla cromada, ordenador de viaje, retrovisores exteriores eléctricos…

El nuevo emblema de Dacia

Aunque el equipamiento no se puede decir que sea extenso, es de lo más suficiente para quienes buscan un coche algo mayor que el Renault Clio con un precio indiscutible.

El exterior del Sandero me ha captivado bastante, sobretodo el frontal. Los faros traseros y la forma global del portón no me han acabado de convencer demasiado. El interior es bastante austero incluso en los acabados más altos, pero los asientos delanteros tienen una comodidad aceptable y los traseros también.

Salpicadero del Dacia Sandero

Sin duda, una muy buena opción para quienes su bolsillo es pequeño que satisfacerá sus necesidades a muy buen precio.

Fotos: Castro.

Ir arriba